Si bien hubo reuniones durante toda la semana entre empresarios y funcionarios, desde el sector aseguran que no tienen detalles de cómo funcionará la iniciativa.
La economía no da tregua.
Los empresarios descreen de que la medida sirva para calmar la situación.

El titular de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), Juan Vasco Martínez, aclaró que los empresarios del sector desconocen los detalles sobre el plan que anunciará el Gobierno la próxima semana para tratar de contener la inflación.

Si bien a principios de esta semana hubo una serie de reuniones entre funcionarios del Ministerio de Producción y de la Secretaría de Comercio y los presidentes de las principales compañías, de allí no trascendieron mayores detalles.

Lo que se ha venido hablando -indicó Martínez- es un “fortalecimiento del programa Precios Cuidados”, a partir de una canasta básica que “sea sostenible en el tiempo”, lo que implica que los proveedores deben garantizar el abastecimiento.

Leé también:  Pymes reclaman que se extienda el congelamiento de precios a todos los costos industriales

El empresario aclaró que el Gobierno no precisó cómo será la ampliación del programa, cuáles serán los productos incluidos y qué precios exhibirán en las góndolas.

"Precios Cuidados tracciona mucho las ventas, pero depende de la industria y el nivel de provisión que puedan asegurar en productos como arroz, fideo, leche, entre otros", dijo el supermercadista en declaraciones a radio La Red.

Por otro lado, aseguró que el "congelamiento de precios" no ha funcionado en experiencias anteriores y señaló que esto produce grandes distorsiones, además de que termina generando desabastecimiento porque los proveedores no lo pueden sostener.

"Creemos que ampliar Precios Cuidados es una medida que puede funcionar en la medida que se garantice la fluidez de abastecimiento en toda la cadena. Nosotros (los supermercadistas) no podemos inventar lo que vendemos", dijo.

Leé también:  Precios esenciales: advierten que este lunes podrían faltar productos

Consideró que un plan de estas características beneficiará a los consumidores, pero también a la cadena comercial, dado que podría tender a reactivar al menos parcialmente el consumo interno.