Por la devaluación y el impacto de la crisis, los trabajadores del sector productivo perdieron casi la mitad del poder adquisitivo en los últimos tres años y medio.
Los salarios en los últimos años perdieron por goleada contra la inflación.

Los salarios del sector industrial se desplomaron un 40% en relación al nivel que tenían hace casi cuatro años atrás, a principios de 2015, y se ubicaron en torno a los U$S1.200, según un informe difundido este martes por la Fundación Mediterránea.

Según la entidad, la brusca caída del salario fue motorizada por la devaluación experimentada en 2016 y, sobre todo, 2018, ante la crisis financiera. Así y todo, los sueldos aún hoy están un 20% por encima del nivel de 2001, durante la Convertibilidad.

Leé también:  La industria del mueble tuvo su peor semestre desde 2002

“La competitividad cambiaria y, por ende, el costo salarial, ha influido en forma importante sobre la evolución del empleo, especialmente el industrial”, señaló la Fundación.

Los expertos, en esa línea, sostuvieron que la suba de salarios en “moneda dura” entre 2003 y 2015 fue posible “no sólo porque se partió de salarios absolutamente licuados, tras la devaluación del peso de 2002, sino también porque en ese período los precios de las commodities alcanzaron niveles récord”.

Además, los especialistas expresaron que existe un salario de equilibrio para el sector externo, y que cuando se intenta sobrepasar ese nivel (que depende también de los términos de intercambio externos y otros factores), “se generan pérdidas de competitividad que terminan llevando a una crisis externa, que normalmente deriva en una devaluación de la moneda local, que reduce el costo salarial”.

Leé también:  La CGT pide un salario mínimo de $31 mil

El informe señaló también que no subirán los salarios a largo plazo, ni bajará en forma sostenida la tasa de pobreza, si la Argentina “no genera una economía competitiva que haga crecer fuertemente sus exportaciones”.

Según el reporte, la política de salarios y tipo de cambio “deberían calibrarse para evitar situaciones insostenibles que lleven a crisis, que derivan luego en caída de salarios y mayor tasa de pobreza”.