El período de propaganda durará hasta el 23 de abril, y luego se hará la consulta ciudadana: también se elegirá la composición del órgano que deberá redactar el nuevo estatuto, en el caso de que sea aprobada la reforma.
En octubre del año pasado se vivió el momento más álgido de protestas en las calles de Santiago y en varias ciudades.

La propaganda para el Plebiscito 2020 en el que los chilenos decidirán si quieren o no una nueva Constitución, así como la composición del órgano que deberá redactarla comenzará oficialmente mañana, por lo que las calles del país se llenarán de pancartas, banderas y brigadistas convocando a este proceso eleccionario.

"El plebiscito es histórico por el contexto en que se da y los temas que resolverá. Esperamos que las instituciones que participan y los representantes populares tengan un comportamiento a la altura de las circunstancias y haya una participación masiva, de manera libre e informada", dijo el presidente del Consejo Directivo del Servicio Electoral (Servel), Patricio Santamaría.

La propaganda electoral será difundida por medios de prensa y radios y también -en espacios previamente autorizados- por militantes y voluntarios en la vía pública, que podrán portar banderas, lienzos u otros elementos no fijos que identifiquen la o las opciones, además de la entrega de material impreso y otro tipo de objetos informativos".

El período de propaganda durará hasta el 23 de abril, tres días antes de la consulta ciudadana.

Durante este período se podrá desplegar propaganda en favor de las opciones "Apruebo", "Rechazo", "Convención Constitucional" o "Convención Constitucional Mixta", en espacios públicos determinados por el Servel y en espacios privados con autorización", detalló Santamaría.

El 27 de marzo comenzará la propaganda electoral en televisión en la franja gratuita cuyo sorteo del orden de las preferencias se realizó la semana pasada en el Consejo Nacional de Televisión.

El calendario dado a conocer por el presidente del Servel es la culminación del histórico proceso iniciado en Chile en octubre de 2019, cuando un estallido social que sacó a millones de personas a las calles, expresó el deseo de cambios profundos al modelo y la institucionalidad heredas de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

El estallido y la feroz represión lanzada por los carabineros contra los manifestantes produjeron hasta ahora una treintena de muertos y varias denuncias de violaciones a los Derechos Humanos de Amnistía Internacional (AI), Human Right Watch (HRW) y el Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile (INDH).

La campaña se produce en una tensa atmósfera política que copa todos los espacios de la agenda mediática chilena y se filtró en el Festival de Viña, que durante los dos últimos días vio a varios de los artistas participantes tomar partido y sumarse a las consignas y cánticos que provenían de las tribunas.

LO QUE SE VOTARÁ. Durante el proceso eleccionario en primer lugar se presentarán quienes llamen a votar por la Convención Mixta, luego los que lo hagan por la Convención 100%, luego quienes llaman a votar por el No (no reformar nada) y al final los que quieren el Apruebo (sí reformar).

La diferencia entre la convención mixta y la convención constituyente (100%) es que la primera está conformada en partes iguales por miembros del actual Congreso y otros electos por la ciudadanía. La segunda opción implica que todos los miembros serán electos por la ciudadanía para este fin en particular.