Encaminada la continuidad de Kopriva, el tema central pasa por definir el presupuesto y, en base a eso, se tomarán las primeras determinaciones.
el técnico analiza variantes y ya trabaja en el armado del plantel.
el técnico analiza variantes y ya trabaja en el armado del plantel.

Ya establecida la fecha para las elecciones (se busca armar una lista única de unidad) y encaminada la continuidad del entrenador Juan Carlos Kopriva, Los Andes empieza a pensar en lo que será la próxima temporada de la B Metropolitana y, de a poco, comienza aclararse el panorama del plantel profesional.

El objetivo del Milrayitas es claro: regresar rápido a la B Nacional. Y por eso, tras lo que significó el descenso,  el entrenador no quiere perder tiempo luego de las charlas positivas que mantuvo con las distintas agrupaciones  políticas y pretende definir cuanto antes el presupuesto a utilizar para armar un plantel de jerarquía.

Leé también:  Tras la lluvia, llega el fútbol: Los Andes visita a Tristán Suárez

Una vez solucionada esta cuestión, Kopriva definirá qué jugadores del actual plantel formarán parte de la operación retorno y en qué posiciones buscará reforzarse.

Por lo pronto, son pocos los futbolistas que tienen contratos vigentes con el club. Entre ellos se destacan Gustavo Turraca (hasta junio de 2021), Sebastián Valdez (hasta junio de 2020) y Marcos Brítez Ojeda (hasta junio de 2020), quienes tuvieron una buena participación en la última temporada. Esta lista también la integran varios chicos de Inferiores, los cuales jugaron muy poco en el último torneo.

Por la vereda contraria se encuentran los máximos referentes del plantel. Es que Franco Peppino, Leandro Requena y Fabricio Lenci finalizarán sus vínculos en el 30 de junio y sus futuros no estarían en Lomas.

Leé también:  El ajedrez desembarca en Los Andes

El delantero, en distintas declaraciones, señaló que seguirá en el club. El arquero, que fue el de mejor rendimiento del torneo, tiene ofertas de Quilmes para seguir en la B Nacional y su continuidad es complicada. Algo similar pasa con Peppino, que tampoco seguiría.