Con un gol de Valdez a los 43 minutos del complemento, le ganó por 1-0 a San Miguel y subió al sexto lugar de las posiciones. Ahora depende de sí mismo para disputar el certamen federal
De arremetida, Valdez puso el 1-0 final.

En un contexto de incertidumbre por el futuro del técnico Juan Carlos Kopriva, Los Andes le ganó con lo justo a San Miguel y quedó muy cerca de lograr un boleto para jugar la próxima edición de la Copa Argentina.

El Milrayitas no tenía margen de error. Y a pesar de jugar mal,  cumplió el objetivo y ahora depende de sí mismo para disputar el certamen federal, a una fecha de la finalización del Apertura.

Arce no pudo afianzarse como la figura del Milrayitas.

En el juego, poco y nada. El equipo de Kopriva estuvo impreciso, sin conexión en la mitad de la cancha y careció de ideas en los metros finales, con flojas presentaciones en la mayoría de sus futbolistas.

Leé también:  Por la lluvia, no hubo amistosos para Los Andes y Talleres

Todo se redujo al amor propio de sus jugadores, en lo que fue otra floja producción. Y el gol, a los 43 minutos del segundo tiempo y en medio de un clima de tensión, fue una muestra de eso, con un Valdez que rompió los moldes y terminó en posición de nueve para empujar el balón a la red.

Y la jugada fue un reflejo del partido: el central la robó en la mitad de la cancha y fue el eje de una jugada que terminó con un remate de Noriega que reboto en un rival, pero que Pereira recuperó sobre la línea de cal y asistió a Valdez, que nunca se desentendió de la jugada, para marcar el 1-0 y darle tres puntos de oro  a su equipo.

Leé también:  Los Andes espera tranquilo por un tercer refuerzo

Los Andes no jugó bien y le costó desarmar un flojo equipo de San Miguel, que llegó con la misión de llevarse algo de Lomas y estuvo cerca de lograrlo. Pero en Valdez encontró la llave para romper el partido  y sumar tres puntos.

la bandera se desplegó en el segundo tiempo.

“KOPRIVA RENUNCIÁ”. Así rezaba una bandera que, en el segundo tiempo, se desplegó en la tribuna cabecera cuando el partido iba 0-0. “Me lo comunicó el línea y me dijo que le pareció raro porque esa tribuna no es de la gente. Recién ahí la vi, no presto atención a esas cosas. Estoy acostumbrado a esto y sé qué tengo que decir y con quién”, señaló.