Los súper de la zona tienen que reponer durante el día, sobre todo la más económica. Hay diferencia de hasta $10 por litro.

Para cuidar y hacerle frente a la crisis, cada vez son más los vecinos de Lomas que compran las segundas o terceras marcas de leche, en especial, La Martona, a $35,80 el litro, según un relevamiento que el Diario La Unión realizó en reconocidas cadenas de supermercados ubicadas en el centro de Lomas, tales como Coto, Carrefour y Josimar

Esa marca se encuentra dentro del plan lanzado por el Gobierno nacional a finales de abril, que congela por 6 meses el valor de 64 productos de primera necesidad para las personas.

La Martona cuesta $35,80 el litro.
La Martona cuesta $35,80 el litro.

Es que a La Serenísima, denominada primera marca, se la puede conseguir en un valor que ronda entre $43,50 y $45. Es decir, que si se la compara con La Martona, cuesta aproximadamente $10 más por unidad, un dato a tener muy en cuenta para los clientes a la hora de elegir y realizar las compras diarias, semanales o mensuales.

Norma Lucero, cliente que se encontraba realizando las compras en una de las cadenas consultadas, explicó: “Llevo la leche La Martona básicamente por el precio”, mientras que Jorge López, comprador ubicado en otro hipermercado, también se inclinó por la misma opción y resaltó otros atributos: “Su calidad es buena y en mi casa gustó”.

Leé también:  Detuvieron a diez personas acusadas de extorsionar a supermercados chinos

Víctor Ojeda, repositor del sector lácteos en el supermercado Josimar ubicado sobre Colombres al 500, afirmó: “La Martona se vende muchísimo más que La Serenísima debido a su valor”. “Reponemos aproximadamente un pallet por día”, añadió Martín Masuí, trabajador de la sucursal Carrefour de la calle Vicente Oliden al 400, coincidiendo con su colega sobre la leche anteriormente mencionada.

“en cuanto a la venta, sale mucho más la martona, reponemos aproximadamente un pallet por día.”

Otra marca incluida en el Programa Precios Esenciales es Apóstoles y cuesta $45, pero posiblemente por su alto precio -similar al de La Serenísima- durante el relevamiento de La Unión no se consiguió en las góndolas.

Pese a no tener stock y al observar la decisión de los clientes de volcarse a las más económicas, las cadenas colocaron otras leches como Carrefour, Coto y La Suipachense, con el objetivo de suplir el faltante: sus precios son más baratos y ninguna sobrepasa los $37,90.

"Habitualmente para el mediodía ya no nos quedan más.”
"Habitualmente para el mediodía ya no nos quedan más.”

Gabriel Correa, auxiliar de Josimar, explicó la demanda de los clientes sobre La Martona: “Nos entregan por día 128 unidades entre leche entera y descremada, y se venden enseguida. Es más, habitualmente para el mediodía ya no nos quedan más”.

Leé también:  Detuvieron a diez personas acusadas de extorsionar a supermercados chinos

Un dato a resaltar es que en la mayoría de los supermercados e hipermercados relevados no existe una limitación a la hora de llevar unidades, salvo Carrefour, que sólo permite comprar tres sachet por persona.

HISTORIA. La Martona es un producto de Mastellone Hnos., la industria fabricante de La Serenísma, recordada por los nostálgicos. Fue fundada en 1889 por Vicente Lorenzo del Rosario Casares.

Fue la primera industria láctea de Argentina y una de las más avanzadas del mundo durante muchas décadas. Funcionó hasta 1978.

LA CARNE, UN PRODUCTO DE LUJO. El Programa Precios Esenciales tiene su principal falencia en la carne. Varias carnicerías del centro de Lomas aseguraron que no cuentan con los cortes y precios establecidos por el Gobierno nacional: asado, vacío y matambre a $149 el kilo. Estos precios se ven ampliamente superados. El asado ronda entre $210 y $270 el kilo, el vacío va de $285 a $349, es decir, casi el doble. Y el matambre se puede adquirir entre $224 y $285.

Con este panorama, que también se refleja en la caída de las ventas, los clientes cambian sus hábitos de compra y se inclina por el roastbeef, paleta, alita, espinazo y osobuco, cortes más económicos que aparecen en la búsqueda de alternativa para cuidar el bolsillo.