¿Así que querés saber cómo va la segunda semana de vacaciones con los chicos en casa, en cuarentena y sin clases? Cómo te gusta meter el dedo en la llaga querida, pero ahora que sacás el tema, te voy a contar con lujo de detalles.

Yo sabía que Zoom lo usaban para las tareas de la escuela, para que los profes dicten sus clases, pero me vengo a desayunar que también hay boliches por Zoom, una locura.

¿Cómo que están de moda?¿No es nada tan nuevo?¿Todo el mundo se conecta a estos boliches virtuales?¿Vos también te enganchás? Haceme quedar como la Hija de la Pavota, pero para mí los boliches son otra cosa, como cuando íbamos a Le Paradis y esas cosas.

La cuestión es que para sacarse el aburrimiento, el más grande y la más chica se conectan viernes, sábados y domingos a estos bolichitos por Zoom, lo único que faltaba.

Leé también:  El AMBA continuará en fase 3, sin retrocesos ni nuevas aperturas

El tema es que estos dos me explican que como se puede salir para ir a bailar, se arman estos boliches, que todos los compañeros lo hacen, y bla, bla, bla….

Otro tema es donde armaron su pista de baile. Cada uno tiene su pieza y ardió Troya, cada uno quería que se use la suya y ninguno quería ceder. Además, si cada uno se conectaba desde su pieza iba a ser el doble de bolonqui.

¿La solución?, bueno, la solución fue peor que el problema y decidieron un lugar neutral, para que estén contentos los dos. A la final, armaron su bolichongo en el living, colectaron unos parlantes, metieron unas luces y me corrieron todos los muebles de lugar.

Leé también:  Aumentaron hasta un 50% las consultas por dolor de espalda y de cervical en Lomas: cómo hay que sentarse frente a la compu

Además, quedé como la mala de la película, porque pasó lo de siempre: mi marido ayudó a armar todo, les compró gaseosas y hasta se enganchó a bailar un ratito, aunque es peor que un Playmovil.

La cosa es que la siguieron hasta las 6 de la mañana, con la música a todo lo que da y dejaron el living patas para arriba todo el fin de semana.

Pero ojo, puse una condición: que después dejen todo como estaba antes. Y aunque parezca mentira, acomodaron todo y guardaron todas sus cosas.

Por suerte esto ya se termina, y partir del lunes el Zoom deja de ser un boliche. ¿Qué soy una cortamambo?, con amigas como vos, ¿Quién necesita enemigas?