“Yo, Encarnación Ezcurra”, la premiada puesta de Cristina Escofet, con dirección de Andrés Bazzalo y la actuación de Lorena Vega, hace una escala de su gira este sábado, en el Ensamble.
Tan apasionada por su esposo como por la causa política que los unía.
Tan apasionada por su esposo como por la causa política que los unía.

“Yo, Encarnación Ezcurra”, el unipersonal de Cristina Escofet, con dirección general de Andrés Bazzalo y la actuación de Lorena Vega, sale a escena este sábado en el Banfield Teatro Ensamble.

Encarnación Ezcurra, la mujer de Juan Manuel de Rosas, artífice en las sombras de la Revolución de los Restauradores, es una figura maltratada por la historia oficial, pero de una riqueza evidenciada en las intensas cartas que enviaba a su hombre en el desierto.

Tan apasionada por su esposo como por la causa política que los unía, recluida en sus habitaciones, obsesionada por el pasado: el intenso amor que la unió a Rosas y el poder que ya la ha abandonado. Una política de agallas en un momento en que a las mujeres, el orden de lo político les estaba negado.

Leé también:  Soledad Villamil trae su “Popurrí” a Lomas

UN PERSONAJE "DIFÍCIL Y ATRACTIVO”. Lorena Vega se pone en la piel de Encarnación Ezcurra en esta premiada puesta, que ya va por su tercera temporada en las tablas. “Para mí fue difícil y emocionante, y al mismo tiempo atractivo. Cuando el director me propuso de qué se trataba, tenía una información muy básica en Encarnación, muy escolar. Me puse a investigar y el texto ya me propuso bastante información”, le comenta la actriz a La Unión.

La protagonista también se nutrió de documentales, bibliografía e historiadoras para tener mayor información sobre  su personaje: “El texto tiene una prosa poética que te hace viajar, que te propone un arco expresivo en el escenario. Hay pasajes de un momento a otro, hay saltos repentinos que son internos del personaje. Es un material que tiene un gran incentivo teatral”.

Leé también:  Se viene el hermanito para Camila

La puesta tiene música en vivo, con candombes y otros ritmos que suenan a partir de una investigación sobre lo que sonaba en Buenos Aires a mediados del siglo XIX.

Encarnación Ezcurra vivió sólo 43 años, en tiempos en que las mujeres eran excluidas de la vida política y, quizá, por ese motivo, no es tan conocido su relato. “No fue tan reconocida por lo que aportó, el rol de la mujer era dejado de lado, fueron un matrimonio que algunos ven como los antecesores de Perón y de Evita. Encarnación comparte el paquete de Rosas, con los enemigos que tuvo, comparte más la pobreza que la riqueza”, cierra.

Leé también:  Llega “La soledad de las luciérnagas”

ANÉCDOTA DE GIRA. “Yo, Encarnación Ezcurra”, además de hacer temporada en Timbre 4, sale de gira por el país y en una de las escalas la obra tuvo de espectadora a una descendiente de la mujer de Rosas: “En Lago Puelo vino a ver la obra una descendiente de quinta generación de Encarnación, era una chica de clase. Me contó que tenía un sable de Rosas y se enteró de cosas que no sabía”.

MÁS INFO. “Yo, Encarnación Ezcurra”, este sábado a las 21, en el Banfield Teatro Ensamble, Larrea 350. Entrada, $300; jubilados, docentes y estudiantes, $250.