En abril el consumo se desplomó un 13,4% interanual, según un relevamiento de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa. La actividad acumula 16 meses a la baja.
El 76% de los comercios terminó el mes con una facturación negativa.

El impacto de la crisis se sigue sintiendo en el consumo. Las ventas minoristas tuvieron su caída más fuerte del año al desplomarse un 13,4% interanual en abril, según un informe elaborado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

La actividad comercial del sector acumuló 16 meses consecutivos a la baja y ante la profundización de la recesión los empresarios siguen con expectativa cuál será el impacto de las recientes medidas anunciadas por el Gobierno para impulsar las compras.

Leé también:  Enero marcó la menor caída en la producción de las pymes industriales en 20 meses

La entidad precisó que en los locales físicos el descenso de las ventas en abril fue del 15%, mientras que en la modalidad online crecieron 0,3%.

“Las tarjetas recargadas y la necesidad de bajar los niveles de endeudamiento de las familias repercutieron en la venta online particularmente, que es muy dependiente de ese medio de pago”, explicaron desde CAME.

De esta forma, en los primeros cuatro meses del año, las ventas minoristas acumularon un descenso de 12,1%. En abril, el 76,3% de los comercios consultados tuvieron declives en sus ventas y sólo el 14,2% dijo que registró alzas.

Por rubros, la Cámara precisó que las caídas anuales más importantes se registraron en calzado y marroquinería (-22,2%); joyerías (-16,7%); bazares y regalos (-16,9%); y electrodomésticos, electrónicos, computación, y celulares (-15,6%).

Leé también:  Carnaval: se gastaron $18.038 millones y las ventas subieron 1,9%

“Los ajustes desmedidos en los alquileres y los costos financieros fueron dos factores de preocupación del comercio, además de las bajas ventas”, indicó CAME.