El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) analizó el impacto de los primeros anuncios realizados por el Gobierno. Consideró que significan un "viraje de 180 grados" respecto al plan económico del macrismo.
Las medidas inyectarán dinero en el bolsillo de la clase media y los sectores más vulnerables.

Las medidas aplicadas por el Gobierno de Alberto Fernández volcarán al consumo unos $102 mil millones de pesos en los primeros meses de 2020. Así lo estima un informe del Centro de Economía Política Argentina que calificó como un “viraje de 180 grados” al programa de la nueva administración relación al plan económico del macrismo.

El estudio coincide con el diagnóstico oficial respecto de la crisis económica y confía en que la inyección de dinero en los sectores más vulnerables y las clases medias recuperar el poder adquisitivo y motorizar la actividad en medio de una profunda recesión. Asimismo considera importantes los beneficios que comenzaron a regir para las pymes.

El documento analiza los artículos de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, los primeros decretos presidenciales, y estima que el impacto de los anuncios se comenzará a ver con una mayor circulación de dinero en la calle.

El CEPA calcula que un volumen total de $102 mil millones se volcarán al consumo a partir de los bonos a los jubilados y los beneficiarios de las asignaciones familiares, el programa de la tarjeta alimentaria y el decreto para los trabajadores del sector privado.

Leé también:  Los comerciantes de Esteban Echeverría lanzarán una app para fomentar el "compre local"

A estas medidas que impactarán de inmediato en el bolsillo de los sectores más vulnerables, el centro resalta otras como el monto de $700 en concepto de devolución de IVA a todos los beneficiarios de planes sociales, el congelamiento de las tarifas de servicios públicos por seis meses, la suspensión de aumentos en los boletos de trenes y colectivos y la retracción de un 8%  en los precios de los medicamentos.

Medidas para la clase media. A la hora de evaluar las medidas para la clase media el informe suma al análisis un anuncio sin fecha precisa de aplicación, como es el caso del bono a los trabajadores del sector privado registrado, que CEPA calcula entre los 6.000 a 9.000 pesos a cobrar en el primer trimestre de 2020.

El informe también indica otras medidas que podrían dinamizar el consumo como la reducción de la tasa de interés desde el BCRA que impactará en el costo de financiamiento de las tarjetas de crédito y la reimplantación de la devolución de IVA para tarjetas de débito.

De manera más aleatoria, el sector asalariado también podrá verse beneficiado por el decreto que ordena la doble indemnización para los despidos y, concretamente, en el sostenimiento de un Mínimo No Imponible en Bienes Personales. A esto resta esperar cómo impactará en el universo de quienes tienen créditos UVA, la renegociación ordenada al Banco Central.

Leé también:  Los comerciantes de Esteban Echeverría lanzarán una app para fomentar el "compre local"

Rescate a las PyMes. El CEPA destaca por sobre todas las medidas contenidas en la Ley de Solidaridad para aliviar y reactivar al sector Pyme, el anuncio de una moratoria para condonar multas e intereses de deudas impositivas y de seguridad social, que representan 2 millones de empresas por una deuda total de 440.000 millones de pesos.

A esto se suma la decisión del Banco Central de reducir la tasa de interés de referencia para un sector "cuyo financiamiento se sustenta en adelantar cheques", indica el informe.  Otra de las medidas para el sector se trata de las Contribuciones Patronales, que no registrarán aumento en 2020, mientras que en las empresas con menos de 25 empleados recibirán una detracción de hasta 10.000 pesos mensual.

El centro de estudios subraya el caso de muchas empresas de las economías regionales e industriales que se verán beneficiadas por la alicuota del 5% para derechos de exportación, monto menor al que tributaban hasta ahora. Mientras que replica el impacto positivo que tendrá el congelamiento de tarifa no solo para las clases bajas y medias sino para dar "un respiro por seis meses a las empresas en sus costos".