Piden al Gobierno que habilite una suba en el sector luego del aumento en el costo de los combustibles.
Los pasajes en el sector están congelados, a pesar de la suba en los costos.

Por el aumento de los combustibles, la Cámara de Transporte de Larga Distancia advirtió que evalúa la posibilidad de reducir frecuencias y suspender los servicios a algunos destinos si el Gobierno no habilita una suba de tarifas en el sector.

“La actividad se encuentra atravesando una profunda crisis estructural por circunstancias ajenas a su administración y voluntad”, señalaron los empresarios en un comunicado.

Allí explicaron que el servicio llega a más de 1.600 destinos en todo el país y que actualmente transporta a más de 31 millones de personas al año. Aseguraron que el sector es generador de más de 15.600 puestos laborales directos y cerca de 25.000 indirectos.

Leé también:  Confusión, mal humor y fastidio de los pasajeros durante el paro de la UTA disidente

En los últimos cinco años, según datos de las cámaras, la cantidad de servicios se redujo cerca de un 30% en lo que tiene que ver con las frecuencias.

“Lo que están analizando las empresas es que para sostener el costo, si no lo podés trasladar a tarifa, es hacer ahorros muy fuertes y eso aceleraría la reducción de servicios a partir de octubre”, afirmó Gustavo Gaona, vocero del sector.