El Municipio otorgará subsidios, fondos y recursos a las 120 instituciones de la tercera edad que funcionan en la ciudad.
Los representantes de los centros de jubilados celebraron los anuncios.

La mayoría de los centros de jubilados de Lanús atraviesa un momento complicado por la crisis económica que vive el país y, para paliar esta situación, el Municipio de Lanús anunció el lanzamiento de un paquete de medidas para garantizar su funcionamiento.

Se trata del programa “Vamos los abuelos”, que incluye subsidios para el pago de la luz y el gas en cada una de las instituciones, la entrega de luces LED, ayudas económicas, así como la distribución de televisores con conexión de cable y salidas recreativas.

Leé también:  Skates y peluqueros coparon el Velódromo

El plan fue anunciado por el intendente, Néstor Grindetti, durante un acto en el Centro de Jubilados Luis D’Anna de Escalada, en el que estuvo acompañado por el Jefe de Gabinete Diego Kravetz, y el secretario de Desarrollo Humano, Damian Sala.

“Tenemos que colaborar porque siempre hemos dicho que en aquellos espacios que maneja la sociedad civil y que lo hacen bien, el Estado tiene que darles los recursos”, apuntó.

Allí, unos 320 abuelos, el jefe comunal resaltó “la importancia que reviste para los argentinos en general y para los abuelos en particular el hecho de estar juntos, de estar compartiendo momentos lindos, de entretenimiento, de cultura, de deporte, pero fundamentalmente, como hacen muchos de ustedes, haciendo cosas para la comunidad”.

Leé también:  Alumnos de la Secundaria Nº16 de Lanús realizaron un “frazadazo” para reclamar por la falta de gas en la Escuela

Y continuó: “Para que esto sea posible tenemos que colaborar porque siempre hemos dicho que en aquellos espacios que maneja la sociedad civil y que lo hacen bien, el Estado tiene que darles los recursos para que lo sigan haciendo de la misma manera, sin apropiarse solamente colaborando y estando cerca”.

En ese marco, Grindetti anunció la entrega a cada uno de los 120 centros de jubilados de una tarjeta para que reciban en julio y agosto un subsidio de $5000 mensuales para que lo destinen a gastos corrientes o lo que consideren necesario.