El designado ministro de Hacienda mantuvo un encuentro con el Presidente en la quinta Los Abrojos. Hablaron sobre las "prioridades" de la gestión.

El presidente Mauricio Macri se reunió en la quinta Los Abrojos con el designado ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, para dialogar sobre “las prioridades” de gestión de cara a los próximos meses acorde al momento de crisis que atraviesa el Gobierno.

Acompañado por sus colaboradores, el flamante funcionario ingresó cerca de las 11:00 a la residencia del jefe de Estado, ubicada en el partido de Malvinas Argentinas. Llegó con carpetas e informes que elaboró con su equipo durante todo el fin de semana.

Al finalizar la reunión, en un breve contacto con la prensa, Lacunza aclaró que con el presidente habló sobre los desafíos que tiene el Ejecutivo por delante y apuntó que se ahora reunirá con su equipo para trabajar en esas prioridades de gestión.

Leé también:  Macri: "La inflación de agosto será del tres coma algo"

El martes realizará "una conferencia de prensa para poder transmitirle a la ciudadanía de manera ordenada y articulada” los objetivos que va a tener su mandato, precisó.

Del encuentro participaron la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Además, estuvieron los ministros de Interior, Rogelio Frigerio, y de Producción y Trabajo, Dante Sica, además del titular del Banco Central, Guido Sandleris.

Mientras el Gobierno se preparaba para afrontar una semana intensa, las noticias desde el exterior no eran alentadoras: el riesgo país escalaba a los 1897 puntos (+14%) y las acciones argentinas se desplomaban hasta un 13%, lo que hace prever que mañana será un día en que el dólar volverá a experimentar una fuerte alza en la city porteña.

Leé también:  Lacunza recibió a los técnicos del FMI

Lacunza asumirá formalmente en su cargo mañana a partir de las 8.30, cuando Macri le tome juramento en un acto que se realizará en el Salón Blanco de la Casa Rosada.

Con un primer pantallazo del panorama que se encontrará cuando se siente al frente del Ministerio de Hacienda, ahora el funcionario debe decidir cuáles serán los mejores planes para tratar de llevar algo de calma a una economía convulsionada.