Para mejorar la conectividad de las zonas de Fiorito, y de 12 de Octubre y Las Heras, que antes no contaban con una vinculación con la estación de tren de Lomas, se reestructuró el servicio y la unidades circulan por Unamuno y Larrazábal cada 10 minutos.

A partir del lunes pasado, los tradicionales recorridos de la Línea de colectivo 550 fueron reestructurados con el objetivo de mejorar la conectividad de vecinos que viven en la zona de Fiorito, y de 12 de Octubre y Las Heras, y que antes no contaban con una vinculación con la estación de tren de Lomas, para hacer transbordo.

Con la misma cantidad de unidades, la 550 cuenta ahora con sólo dos ramales: el U (Unamuno) y el L (Larrazábal), lo que permite mantener una frecuencia de apenas 10 minutos. “Se hizo una reestructuración del transporte en Lomas, parte de Fiorito, Villa Centenario, y Banfield Oeste para tener un circuito más efectivo y con mejor frecuencia”, detalló Javier Saravia, director de Transporte de Lomas.

Antes, la gente que vivía sobre 12 de Octubre, tenía que caminar hasta Camino Negro o hasta Santa Fe, unos 800 metros, para tomar un colectivo. Ahora, por la zona, pasa al menos uno a 400 metros.

Leé también:  Brown: colocan 800 cámaras de monitoreo en colectivos de líneas locales

Quienes más notaron los cambios son lo que antes utilizaban el ramal J de la 550 que hasta hace unos días unía Turdera con Puente La Noria y pasaba por Frías.

“En la zona no hay otro colectivo que lo reemplace, porque el recorrido que hacía el ramal J por Frías no lo realiza otra línea”, expresó Guillermo Bussetti, de 73 años, quien asegura que debe caminar 14 cuadras ida y vuelta para llegar a su lugar de destino.

En ese sentido, Saravia explica que “en la zona de Santa Fe (que continúa en Frías), hay líneas que conectan con Lomas. Pasan la 561, la 562, la 540, esta última, por el Parque de Lomas. Y otras que no circulan por Santa Fe, sí lo hacen en sus transversales Portela, Rivera, Gorriti, Laprida, Colombres”. Y destaca que la 562 no va por Frías, pero deja a los vecinos sobre Oliden, a 100 metros. “O en la esquina del Parque, en Molina Arrotea y Santa Fe. Para la gente de Fiorito no había transporte, pero existen alternativas a las que viven por la zona del parque”, explica el director de Tránsito.

Leé también:  Finalmente hubo acuerdo, y se levantó el paro nocturno de colectivos

Otro vecino que era usuario de la 550 ramal J es Héctor Rolandi, quien reside en la intersección de Colombres y Frías. “El 90 % de los pasajeros son docentes y alumnos. La frecuencia es mala, pasaba uno cada 25 minutos, pero por lo menos lo teníamos, ahora parece que lo levantaron, esperemos que no sea así”, dijo.

El vecino indicó que la sospecha de cierre surgió por el comentario de uno de los choferes de la línea y con la aparición de carteles en los postes de luz. Héctor aseguró que el colectivo es muy utilizado por los trabajadores de Jumbo, quienes al salir de su empleo lo toman para volver a sus casas.

El motivo por el cual no se pueden incrementar las unidades para continuar con el J  responde a la Resolución 422 de Nación que limitó el cupo de subsidios a las empresas de transporte de la Provincia.