Los economistas arriesgan que el índice se ubicará entre 2,5% y 2,7%. Sería el tercer mes que desciende tras el pico de 4,7% de marzo. Y creen que continuará disminuyendo.
La desaceleración de la inflación nucleo podría mostrar un cambio de tendencia.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) anunciará este martes el índice de inflación de junio, que según estimaciones privadas podría ubicarse en torno a un 2,5% y 2,7% de aumento, por la estabilidad relativa que tuvo el dólar el mes pasado.

Así se observaría una desaceleración del índice de precios al consumidor (IPC) después del pico anual registrado en marzo. Los datos oficiales señalan que, hasta mayo, la inflación acumula una suba del 19,2% en lo que va del año y 57,3% a nivel interanual.

Esta situación vendría a que en junio no hubo presión a los precios regulados porque el Gobierno suspendió los aumentos de tarifas hasta después de las elecciones.

Leé también:  La inflación de septiembre fue la más alta del año y trepó al 5,9%

Según los bancos y consultoras que participan del Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del Banco Central, lo precios podrían haber subido en junio un 2,6%, es decir 0,1% menos que el mes anterior.

De acuerdo con los gremios de la CGT y la CTA, el costo de vida de los trabajadores asalariados registrados aumentó un 2,7% mensual en junio, menor al 2,9% medido por ellos en mayo pasado, por lo que se observó una desaceleración.

Así lo indicó el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), que cuenta con el apoyo de unos 45 gremios de la CGT y la CTA de los Trabajadores.

Leé también:  Comer carne es cada vez más caro para los argentinos

La consultora Ecolatina dijo en un informe que la suba fue del 2,7% en junio: “Se desaceleró 0,4 puntos respecto de mayo (3,1%)”, informó.

En el último mes, las mayores subas de los precios se concentraron en los gastos en Mantenimiento del Hogar y de la Vivienda y, en menor medida en los alimentos y bebidas.

Según la consultora Eco Go, esto se explicó por un impacto de las paritarias del servicio doméstico, computado en junio y julio y en menor medida por las subas en los precios de los electrodomésticos, así como también por la suba de los artículos para el hogar, debido a la absorción del costo financiero del programa Ahora 12”.