La inflación de enero se ubicó en el 2,3%. Es la suba general de precios más moderada previo a la devaluación posterior a las PASO que generó una fuerte aceleración inflacionaria.
Los precios aumentaron por debajo de la variación de diciembre.

La inflación en el primer mes completo del gobierno de Alberto Fernández fue del 2,3%, de acuerdo al Indec. Los precios aumentaron por debajo de la variación de diciembre, lo que marcó una separación respecto a la dinámica de subas que creó el macrismo.

El rubro que mayor impacto tuvo en la suba de precios de enero fue alimentos y bebidas, que avanzó un 4,7% mensual a raíz del impacto de la reposición del IVA en bienes de la canasta básica. También tuvo un fuerte incremento el área de recreación y cultura, empujado por el comienzo de la temporada veraniega.

Leé también:  El oficialismo busca avanzar esta semana con la ley de góndolas

En cambio, hubo caída en equipamiento y mantenimiento del hogar ya que en diciembre el precio del servicio doméstico incluyó el pago de una asignación extraordinaria no remunerativa, y también en salud, por el acuerdo de reducción de precios de medicamentos. El cálculo del Indec quedó bastante por debajo de las estimaciones de las consultoras privadas, que venían anticipando que el índice se ubicaría en la línea del 3,5%.

En la comparación interanual, la inflación es del 52,9% en enero. Ese promedio es superado por alimentos y bebidas, que muestra un incremento del 58,8% en doce meses. Esa suba explica en buena medida el deterioro del poder de compra del salario y en consiguiente la caída del consumo. El rubro que mayor incremento presenta frente a enero de 2019 es salud, con el 63,9%, a partir del avance incesante de las cuotas de las prepagas y de los remedios.