Los referentes de los principales bloques llegaron a un acuerdo esta tarde.
Monzó y Negri fueron los negociadores del oficialismo.

En un intento de alcanzar una tregua mientras crece la tensión social en las calles, el Gobierno y la oposición acordaron aprobar hoy en una sesión “corta y sin agresiones” la emergencia alimentaria que contempla un aumento del 50% de los programas de ayuda y asistencia.

En una reunión reservada, de la que participaron el presidente de la Cámara Baja, Emilio Monzó; y los referentes de cada bloque se acordaron las reglas de juego para que la discusión no altere el clima político.

A pesar de eso, no se descarta que, una vez en el recinto, la discusión adquiera una dinámica propia y suba de temperatura, aunque eso se podrá ver nítidamente recién a partir de hoy.

La estrategia busca calmar las aguas con los movimientos sociales que ayer a la tarde comenzaron un acampe de 48 horas frente a la puerta del Ministerio de Desarrollo Social sobre la avenida 9 de Julio.

Según cálculos que realizaban algunos funcionarios, la iniciativa no implicará, a priori, un costo fiscal demasiado elevado: la oficina de presupuesto del Congreso afirmó que podría implicar una inyección de entre $4061 y 10.489 millones.