Los sectores más afectados fueron los rubros de Línea Blanca y electrónico (18,9% de caída), Calzado y marroquinería (18,6%), Construcción (18,1%), Bazar y juguetería (17,8%), entre otros.
Los comercios, más cerca del cierre.

Según un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) sobre la situación a nivel nacional, en mayo se mostró que las ventas minoristas tuvieron una caída del 14,1%.

“Es un callejón sin salida para los comerciantes y empresarios pymes, ya que el incremento de sus costos no puede ser trasladado a los precios de los productos y/o servicios, porque de esta forma, la merma en sus ventas seguiría en aumento”, sostiene.

En la provincia de Buenos Aires los sectores más afectados fueron en los rubros de Línea Blanca y electrónico (18,9% de caída), Calzado y marroquinería (18,6%), Construcción (18,1%), Bazar y juguetería (17,8%), entre otros.

Leé también:  Triunfo obrero en Ran-Bat: reincorporan a los trabajadores

La situación genera un cierre de locales que FEBA califica como "inédito", ya que los propietarios no pueden sostener la crisis a la velocidad que se viene reproduciendo. A esto se le suma que durante el mes de marzo de 2019, se evidenció una nueva baja en las ventas reales de supermercados en todo el territorio bonaerense.

En el conurbano, la caída fue del 17% mientras que en el interior bonaerense la reducción fue del 14%.

“Lamentablemente, no se perciben síntomas de recuperación en ninguna zona de la provincia de Buenos Aires. Las decisiones del gobierno nacional por impulsar la demanda no son efectivas si no se acompaña una inflación menor a los salarios”, asegura Alberto Kahale, presidente de FEBA.