La industria, la construcción y el comercio fueron los rubros que más sufrieron la recesión.
El desplome de la inversión y la caída del consumo profundizaron la recesión.
El desplome de la inversión y la caída del consumo profundizaron la recesión.

La devaluación del peso, la caída del consumo y las altas tasas de interés repercutieron con fuerza en la actividad económica durante el primer trimestre del año. El Producto Bruto Interno (PBI) cayó 5,8%  en comparación con el mismo período de 2018.

La profundización de la recesión quedó expuesta esta tarde con la publicación de un nuevo informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). El nivel de actividad fue un 0,2% más bajo que el cuarto trimestre de 2018, indicó el organismo.

Según el informe, el sector agricultura, ganadería, caza y silvicultura creció 7,7% en el primer trimestre con respecto al año anterior, lo que permitió alivianar la caída.

Leé también:  Canasta básica: aumentó 2,5% en julio y acumula un alza interanual del 58,6%

El valor agregado del sector pesca observó un crecimiento interanual de 5,5% y la explotación de minas y canteras retrocedió 1,1%.

Sin embargo los sectores más sensibles, que permiten motorizar la economía, registraron bajas pronunciadas. El comercio cayó un 12,6%, la industria manufacturera un 10,8% y el sector de la construcción sufrió una retracción del 6,8% en el primer trimestre.

El sector hoteles y restaurantes registró una baja de 1,7% y el transporte, almacenamiento y comunicaciones mostró un decrecimiento de 4,0%.

Durante el transcurso del primer trimestre, la actividad de intermediación financiera observó un decrecimiento de un 10,3%, informó el INDEC.

El sector actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler experimentó una baja de 1,9% y la administración pública, defensa y planes de seguridad social de afiliación obligatoria presentó una baja de 0,3%.

Leé también:  Economistas ubican la inflación de agosto por encima del 4%

En tanto, el sector de enseñanza mostró un aumento de 1,1%; los servicios sociales y de salud tuvieron un incremento de 0,1%.