El Frente de Todos le sacó 17 puntos al oficialismo. “La mayoría de los bonaerenses quiere una Provincia con otras prioridades”, afirmó el exministro de Economía. Pese al marketing, Vidal no logró despegar su imagen de la fuerte crisis económica y social.
MAGARIO FUE UNA PIEZA CLAVE EN LA VICTORIA ELECTORAL.

Desengaño: la figura de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, era una de las cartas “ganadoras” que jugaba el Gobierno nacional en las PASO, pero la abrumadora elección que hizo la fórmula Áxel Kicillof-Verónica Magario echó por tierra toda ilusión: el Frente de Todos se impuso por el 49,2% ante el 32,6% del binomio Vidal-Daniel Savaldor, de Juntos por el Cambio.

LECTURA. La abultada diferencia de votos entre ambas fórmulas rompió con todos los sondeos y proyecciones, y expresa la “bronca” o al menos el descontento social ante las políticas del Gobierno nacional, del que Vidal no pudo quedar disociada pese a los intentos del marketing de campaña.

También refleja el movimiento de los votantes, sobre todo de aquellos indecisos que en su mayoría terminaron aportando para el Frente de Todos, o definieron cortar boleta para gobernador. Esto quedó expuesto en los resultados obtenidos por las otras fuerzas: Eduardo Bucca-Miguel Saredi (Consenso Federal) con 5,8% y Christian Castillo-Mercedes Trimarchi (FIT-U), con 3.2%.

Leé también:  Vidal adelantó que seguirá haciendo política: ¿Será junto a Macri?

Si bien el resultado en la Provincia está alineado y ligado a lo sucedido en la contienda nacional, las diferencias porcentuales son material de análisis: tanto en las causas como en los efectos.

Por un lado, hubo un fuerte arrastre de votos hacia el Frente de Todos desde los municipios del Conurbano, lo que marca una lectura acertada por parte del espacio político que postuló como vicegobernadora a Verónica Magario, una representante directa de los intendentes, que militaron fuerte la campaña contra la crisis: el Conurbano es un zona cuyos indicadores sociales son peores que el promedio nacional.

la abultada diferencia de votos entre ambas fórmulas rompió con TODOS LOS SONDEOS Y EXPRESA LA “BRONCA”.

A su vez, la alta imagen positiva que Kicillof venía proyectando los meses previos fue ratificada en las urnas: surtió una suerte de efecto refrescante y de novedad para los electores, ante la desgastada gestión de Cambiemos.

Leé también:  “El próximo gobierno asumirá con una herencia más compleja que la de 2015”

De esta forma, el Frente de Todos queda en una posición inmejorable para obtener la Gobernación. “El gran mensaje es que en esta campaña no se gastaron millones en publicidad, no se mintió, no se agredió, no se acusó. Se hizo de abajo hacia arriba”, dijo Kicillof anoche. “La mayoría de los bonaerenses quiere una Provincia con otras prioridades. Vamos a poner en marcha la Provincia”, subrayó.

EN PORCENTAJES


Kicillof - Magario (Frente de Todos)

49,2%

 

 

Vidal- Salvador (Juntos por el Cambio)

32,6%

 

 

Bucca- Saredi (Consenso Federal)

5,8%

 

 

Castillo-Trimarchi (FIT-Unidad)

3,2%