Un informe sostiene que se encaminan a cobrar menos que en diciembre de 2015.

Las jubilaciones subieron sólo un 11,4%.

En lo que va del año, los jubilados tuvieron una pérdida del poder adquisitivo del 3,86% y se encaminan a cobrar menos que en diciembre de 2015.

"El principal problema es que se genera un atraso entre que se produce el aumento de los precios y se traslada la medición a los jubilados", argumentó el Estudio Tróccoli, especializado en derecho previsional, donde explicaron que "el Gobierno nacional aplica desde marzo la nueva fórmula de movilidad para las jubilaciones compuesta en un 70% de la variación de precios que informa el INDEC y el 30% de un índice salarial publicado por la secretaría de Seguridad Social denominado Ripte (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables)".

Leé también:  Los inquilinos piden al Gobierno congelar el precio de los alquileres

El informe advirtió que si 2018 finaliza con una inflación del 30%, "los jubilados cobrarán 8% menos que en diciembre de 2015". "La fórmula anterior hubiera pagado mejores jubilaciones durante el año, más allá de igualar los haberes a diciembre", evaluó.

Con el esquema actual, los precios suben durante nueve meses y en marzo se paga sólo la medición de julio a septiembre del año anterior. "El último aumento que recibieron los jubilados antes del cambio de fórmula fue en septiembre de 2017, desde entonces hasta hoy, las jubilaciones subieron sólo un 11,4%", concluye el informe.