Los argentinos, la máxima sensación del torneo, enfrentarán el próximo sábado al favorito y actual bicampeón de la competencia más importante del Hemisferio Sur.
Los Jaguares enfrentarán al máximo favorito en la final del Super Rugby.

El próximo sábado, Los Jaguares y Crusaders definirán el título del Super Rugby. La franquicia argentina derrotó el viernes como local a Brumbies, de Australia, por 39-7 y luego de unas horas conocieron a su rival. Se trata de los neozelandeses y actuales bicampeones, que superaron a Hurricanes por 30-26 en Christchurch y ejercen una poderosa localía.

Los dirigidos por Gonzalo Quesada aplastaron a Brumbies a pura contundencia en el estadio de Vélez Sarsfield, con 14 puntos del apertura Joaquín Díaz Bonilla, máximo goleador argentino, producto de dos penales y cuatro conversiones. También apoyaron Matías Orlando (2), Tomás Cubelli, Tomás Lavanini y Emiliano Boffelli.

Los argentinos, que ganaron 11 de sus últimas 12 presentaciones, irán por la gloria histórica frente al máximo favorito, el próximo sábado 6 de julio desde las 4.35. Crusaders, equipo que abastece jugadores a los All Blacks, jamás perdió un partido de eliminación directa en su cancha. Terrible estadística para Los Jaguares, que una vez más, deberán afilar sus garras para ser campeones.

A los argentinos les convenía un triunfo de Hurricanes porque eso les hubiera permitido jugar la final en la cancha de Vélez, aunque fue lógica la victoria de Crusaders.

Lo cierto es que Los Jaguares, en su cuarta temporada en la competencia profesional de rugby más importante del Hemisferio Sur, integrada por franquicias de Nueva Zelanda, Sudáfrica, Australia y a partir del 2016 con equipos de Argentina y Japón, concretaron una actuación histórica que reafirma el notable crecimiento del rugby argentino.