Las declaraciones a cargo de la Justicia federal de Río Grande serán entre fines de junio y comienzos de julio.
La causa por delitos considerados de lesa humanidad acumula 120 denuncias y 95 imputados.
La causa por delitos considerados de lesa humanidad acumula 120 denuncias y 95 imputados.

La justicia federal de Río Grande, en la provincia de Tierra del Fuego, indagará a 18 militares acusados de cometer torturas sobre sus subordinados. La causa se inició en 2007 y las declaraciones serán entre fines de junio y comienzos de julio.

Entre los tormentos denunciados figuran estaqueos, entierros hasta el cuello, inmersión de soldados desnudos en agua helada, picana, golpes y abusos sexuales. La causa por estos delitos considerados de lesa humanidad acumula 120 denuncias y 95 imputados, y llevaba más de diez años paralizada hasta que en diciembre pasado se notificó a los 18 militares sobre el llamado a indagatoria, pero sin fecha definida. Las querellas y el Ministerio Público Fiscal fueron quienes motorizaron la reactivación.

Leé también:  El deber por la patria, un ícono en la familia banfileña Massad

Además, el juez Federico Calvete dispuso que también deberán prestar declaración indagatoria otros seis militares, pero aun no hay fecha para que concurran al juzgado. "La tortura, las vejaciones y los padecimientos extremos que soportaron los soldados formaron parte de una práctica sistemática por parte de sus superiores no sólo no constituye novedad sino que se encuentra extensa y profundamente documentada", destacaron desde la Comisión por la Memoria de la Provincia (CPM), querrellante en la causa.