El presidente, Mauricio Macri, el exministro de Energía, Juan José Aranguren, y el actual secretario de esa área, Javier Iguacel, fueron imputados por el intento de privatizar las centrales termoeléctricas Ensenada de Barragán y Brigadier López US$400 millones por debajo del valor real.

Además de Macri, quedaron imputados Aranguren e Iguacel.
Además de Macri, quedaron imputados Aranguren e Iguacel.

La única empresa que preclasificó en las licitaciones para la usina Brigadier López fue Central Puerto, que pertenece a Nicolás Caputo, compañero del Colegio Cardenal Newman y amigo personal  de Macri. Para la Ensenada de Barragán preclasificaron YPF y, también, Central Puerto.

Según consta en El Destape, las privatizaciones fueron habilitadas mediante el decreto 882/2017, del 1° de noviembre de 2017 y firmado por el presidente Macri. La central Barragán fue tasada por el Estado en US$305,9 millones y un monto mínimo de oferta en efectivo de US$229 millones. Para Brigadier López, la valuación oficial fue de US$207 millones con un mínimo de oferta en efectivo de US$155 millones. En total, serían casi US$400 millones menos que el valor real de las usinas.

Leé también:  Bullrich justificó la represión al pueblo chileno: "Es una guerra"

La causa está a cargo del juez Daniel Rafecas e investiga el fiscal Gerardo Pollicita en base a una denuncia que fue presentada en noviembre de 2018 por los diputados nacionales Rodolfo Tailhade, María Emilia Soria, María Fernanda Vallejos y Adrián Grana.

Además de los tres mencionados, también son investigados el presidente de Ieasa -la ex Enarsa-, Mario Dell Aqua; el director ejecutivo y gerente de termoeléctricas de Ieasa, Alberto Raúl Brusco; el gerente de control de proyectos de esa empresa, Adolfo Marcelo Piccinini; el expresidente de Enarsa, Hugo Balboa; y el empresario Ángelo Calcaterra, dueño de Iecsa, histórica empresa del Grupo Macri.