La iniciativa cuenta con varios proyectos presentados en el Congreso y apunta a evitar los casos de posición dominante y que los argentinos tengan mayores opciones a la hora de comprar en los supermercados.
El problema de los precios y la falta de productos impulsaron la medida.

La iniciativa ya cuenta con varios proyectos de ley en el Congreso y apunta a estimular la competencia entre las empresas de alimentos, bebidas y artículos de primera necesidad en los supermercados para evitar los casos de posición dominante y contener los precios en medio de un escenario de recalentamiento de la inflación por la disparada del dólar.

Se trata de la “Ley de Góndolas” que busca transparentar el funcionamiento de los canales de distribución mayorista y minoristas en el sector y que los argentinos tengan la opción de elegir múltiples marcas y artículos en los grandes centros de comercio.

Leé también:  En la industria del calzado se perdieron 9 mil empleos

El Frente Patria Grande, que tiene como referente a Juan Grabois, presentará este lunes un proyecto de este estilo en la Cámara de Diputados y se sumará al que ya impulsó la líder de la Coalición Cívica Elisa Carrió días atrás. La iniciativa ya cuenta con propuestas similares en varias Legislaturas provinciales y en Misiones pronto será puesta en marcha.

“Todos sabemos que detrás de la multiplicidad de marcas, colores y slogans, se esconden 1 o 2 empresas en cada rubro que controlan el mercado y mantienen los precios altos. Y también, por supuesto, que los supermercados son cómplices de la inflación y sus principales beneficiarios”, aseguró Grabois.

El proyecto busca que en los supermercados una sola empresa tenga el 30% de la venta directa y que además tengan más lugar las pymes, marcas regionales y las cooperativas, a las que el texto le resguarda el 5% de la oferta en las góndolas.

Leé también:  Sigue el temporal: el Gobierno advirtió que la inflación de abril será "la más alta"

“Es una ley sencilla y de fácil aplicación, solo requiere decisión política”, afirman sus impulsores de la propuesta que buscan que el Estado tenga mayor intervención, de alguna forma, en el monitoreo y control de los precios en los supermercados.