La Justicia rechazó un planteo del PJ  y dispuso la continuidad del cronograma electoral en medio del brote de la enfermedad que dejó 11 muertos en la zona de la cordillera.

El Tribunal Electoral del Chubut rechazó un planteo formulado por el Partido Justicialista para suspender el proceso electoral en marcha en la provincia a raíz del brote de hantavirus en la cordillera, con epicentro en Epuyén, y dispuso la continuidad del cronograma electoral basándose en un informe del ministerio de Salud provincial.

El planteo lo había realizado el apoderado del Partido Justicialista, Blas Meza Evans, a principios de enero ante el brote de hantavirus que se declaró en la zona de la cordillera y que ya provocó 11 muertes y reportó 34 casos confirmados.

Leé también:  Martín celebró el triunfo del Frente de Todos en Lomas, Nación y Provincia
Proceso electoral en marcha. 

"El tribunal me notificó que no había impedimentos para seguir (con el cronograma electoral) a pesar que el brote todavía está vigente y no se sabe cuándo cesará, porque se conocieron recientemente dos nuevos casos que extienden el mantenimiento de la emergencia sanitaria", explicó el apoderado del PJ.

El diputado provincial y abogado especialista en temas electorales cuestionó la decisión porque "se basa en un informe de dos renglones del ministerio de Salud que no es preciso y que se brindó antes de conocerse los últimos casos".

Meza Evans aclaró que existe la posibilidad de que esa decisión sea apelada ante el Superior Tribunal de Justicia, pero explicó que no lo harán porque no quieren ser considerados "obstruccionistas".

"Hicimos lo que interpretamos que teníamos que hacer y hasta acá llegamos, teniendo en cuenta que hay un proceso electoral en marcha", pero recordó que "hay una porción de la población de la cordillera que está con aislamiento domiciliario y existe un impedimento para las reuniones".

Leé también:  ¿Y ahora?

En la actualidad, hay 17 pobladores que permanecen en "aislamiento respiratorio selectivo", medida que se dicta para aquellas personas que tuvieron contacto epidemiológico estrecho con algún afectado por el virus y están obligados a permanecer en sus hogares.

Sin embargo, la medida fue puesta en duda con la aparición de los últimos dos casos (madre e hija) residentes en la localidad precordillerana de El Maitén, ya que ellas estaban en aislamiento, fueron "liberadas", y después se confirmó que eran portadoras del virus.