El volante de Vélez, que tiene un karma con las lesiones, se lesionó en el empate 1-1 ante Aldosivi y estará varios meses afuera de las canchas. Es su quinta lesión grave en cinco años.
El volante abandonó el campo en el complemento y se confirmó la gravedad de la lesión.

Las lesiones fueron siempre un karma para Fernando Gago a lo largo de su carrera. Y este viernes, luego abandonar el campo a los 22 minutos en el empate de Vélez ante Aldosivi y hacerse los estudios correspondientes, se confirmó otra grave lesión: sufrió la rotura de ligamentos cruzados de la rodilla izquierda

El departamento médico de Vélez, su actual club, confirmó la lesión del ex Boca, quien se arrojó al piso para cortar un avance de Pablo Becker después de perder la pelota. La jugada le valió la tarjeta amarilla aunque la peor parte se la llevó al caer con todo el peso del cuerpo sobre la pierna izquierda.

De hecho, luego de la acción, Gago se tiró inmediatamente en el campo, se bajó las medias y pidió el cambio que le dio el debut oficial con la camiseta de Vélez a Ricardo Centurión cuando iban 22 minutos del segundo tiempo.

Leé también:  La AFA armará un hospital de campaña en el predio de Ezeiza

Esta rotura de ligamentos no es la primera lesión que sufrió este talentoso volante, a quien estos problemas lo acompañaron durante toda su carrera. Arrancaron con diferentes desgarros musculares y dolencias, pero la racha de los últimos cinco años se agravó cuando el 13 de septiembre de 2015 se rompió el tendón de Aquiles izquierdo contra River (1-0) en el Monumental.

Aquella vez iban solamente 28 segundos de partido y la recuperación le llevó cinco meses. Su regreso se dio contra Temperley por la Primera División en febrero del 2016. Sin embargo, el destino le generó un nuevo obstáculo contra el mismo rival y en el mismo lugar: Gago padeció el 24 de abril de 2016 otra rotura de tendón de Aquiles izquierdo luego de un forcejo con el delantero Lucas Alario.

Poco a poco y, esta vez luego de un semestre afuera de las canchas, Gago tomó ritmo en la Reserva de Boca y volvió a mostrar su jerarquía en el primer equipo, pero se lesionó otra vez: el 5 de octubre de 2017 y con sólo tres minutos en cancha, sufrió la rotura de ligamento cruzado lateral interno de la rodilla derecha con la camiseta del seleccionado argentino frente a Perú en La Bombonera, en la anteúltima fecha de la Eliminatoria Sudamericana. Por esa lesión, y dolencias posteriores, se quedó afuera del Mundial de Rusia.

Leé también:  TyC Sports presenta una programación especial

Luego, a finales del 2018, en el partido decisivo de la Copa Libertadores en Madrid y por tercera vez contra River, Gago padeció la rotura de tendón de Aquiles derecho y parecía encaminarse al retiro. Por ese motivo rescindió su contrato con Boca y se sumó a Vález, ilusionado en no volver a sufrir con las lesiones. Pero no pasó. Esta rotura de ligamentos, la quinta lesión grave en cinco años, lo dejará varios meses afuera de las canchas y nuevamente lo pondrá ante una dura incógnita: luchar contra una lesión grave para volver o decidir por el retiro del fútbol.