Santino y Gianluca pasaron 12 meses intensos de estudios y operaciones que les permitirán tener una vida normal, pero con ciertos cuidados.

Como no podía ser de otra manera, la mamá y el papá de los siameses separados de Fiorito eligieron para festejar el primer año de vida de sus gemelos la temática de “leoncitos”, la mejor manera de representar la lucha que tuvieron y tienen que atravesar Gianluca y Santino por haber nacido unidos a la altura de la cadera y que gracias a una operación exitosa de más de nueve horas los médicos lograron separarlos.

Nacieron unidos a la altura de la cadera y la operación para separarlos duró 9 horas.
Nacieron unidos a la altura de la cadera y la operación para separarlos duró 9 horas.

Cada estudio médico, cada intervención, cada internación fue una prueba para la familia desde que Evelyn Choque se enteró de la noticia cuando estaba embarazada de 12 semanas. Era mamá primeriza y sus miedos se pontenciaron. “Fue un proceso largo y tedioso que comenzó en la Clínica Imo de Once, pero luego fui derivada a la Fundación Hospitalaria de Saavedra porque necesitaban que me atendieran en un lugar de alta complejidad”, recuerda Evelyn sobre el proceso de gestación y luego la intervención de separación que se hizo allí y que fue destacada por ser la primera operación en Argentina de siameses unidos por periné.

“Apenas nacieron no pude estar con ellos, los vi del quirófano porque estaba con una cesárea recién hecha y me costó reincorporarme, pero sin duda lo peor fue la operación de separación porque esas horas fueron eternas”, remarcó.

Toda ayuda es fundamental para esta familia de leones y leoncitos que encaran cada etapa para atravesarla de la mejor manera.

Santino y Gianluca nacieron unidos a la altura de la cadera y compartían el último tramo del sistema digestivo, la parte genital y la uretra, y si bien lograron separarlos con éxito, todavía deben exponerse a diferentes intervenciones para que sus órganos puedan funcionar de la mejor manera posible.

Tanto Evelyn como su marido Jonatan Figueroa siguen luchando por sus leoncitos porque luego de la intervención más importante tuvieron que comenzar con la estimulación temprana y hasta se mudaron de casa para poder brindarles a los nenes un espacio sin riesgos. “Seguimos viviendo en Fiorito, pero con ayuda logramos alquilar una casa sin humedad y con un espacio para juegos con pisos de goma que ayudan al desarrollo de los nenes”, contó, y reconoció que si bien la obra social del papá (Elevar, de Pasteleros) les cubrió el gasto médico, siempre hay necesidades que cubrir porque sólo Jonatan trabaja.

"Fue un proceso largo", recuerda la mamá.
"Fue un proceso largo", recuerda la mamá.

“Me dedico 100% a los chicos, no puedo trabajar y con un sueldo solo es complicado, pero por suerte hemos recibido la ayuda del Municipio de Lomas a través de Desarrollo Social que todos los meses me envía mercadería”, destacó la mamá.

También Salud Lomas ha colaborado con el traslado ya que los gemelos siguen tratándose en la Fundación Hospitalaria de Saavedra. “Es nuestra segunda casa”, dice Evelyn agradecida con todo el personal del centro de salud.

Sobre la actualidad y el futuro de Santino y Gianluca, la mamá contó que van a poder tener una vida normal, aunque con ciertos cuidados. “No pueden hacer deportes bruscos, deben cuidarse de los golpes, las caídas y no descuidar la alimentación”.

Toda ayuda es fundamental para esta familia de leones y leoncitos que encaran cada etapa para atravesarla de la mejor manera, siempre pensando en el bienestar de los gemelos que ya cumplieron su primer año intenso de vida.

MANOS SOLIDARIAS EN EL CUMPLE. La familia Choque-Figueroa la lucha como cualquier otra, pero con el plus de tener gemelos que necesitan cuidados diferenciados. Con la llegada del primer año de vida de Gianluca y Santino se encontraron con personas solidarias que se unieron para que el festejo sea completo.

“Me enteré de la historia de los nenes por tele y me conmovió tanto que quise colaborar porque manejo un club de emprendedores en Capital”, dijo Florencia Céceres. Ella se contactó con Bárbara Singer, quien ofreció su salón ubicado en Adrogué. “Nos encantó la idea de colaborar con esta familia hermosa, nosotros difundimos el evento por redes y enseguida obtuvimos ayuda de la gente”, contó Singer.

Colaboraron @bluma.eventos con la decoración para el @clubdeemprendedoresok en el salón Quimey Ko Eventos en Adrogué.

Muchas manos solidarias colaboraron con el evento.
Muchas manos solidarias colaboraron con el evento.