Mantuvieron una reunión reservada durante una hora en Casa Rosada. Acordaron mantener una “línea directa” y un “diálogo abierto” para que el traspaso de mando sea lo “más ordenado posible”.
un apretón de manos y gestos de conciliación, después de tantos cruces durante la campaña

Alberto Fernández desembarcó por primera vez en la Casa Rosada como Presidente electo para mantener un encuentro con Mauricio Macri y poner en marcha el proceso de transición que culminará formalmente con el traspaso de mando el próximo 10 de diciembre.

Según testigos de las conversaciones, se trató de una reunión “cordial” y “positiva”, luego de innumerables cruces y chispazos durante la campaña. Ambos acordaron mantener una “línea directa” y un “diálogo abierto” para garantizar “lo mejor para el país”.

La cita se extendió una hora y transcurrió en medio de un gran hermetismo en el despacho presidencial. No hubo asesores ni intermediarios. “Quiero que hablemos francamente”, le pidió Fernández cuando recibió el llamado de Macri el domingo a la noche.

A lo largo de la extensa lista de temas que tocaron, el actual mandatario y su sucesor convinieron “armar un equipo de transición” para coordinar lo necesario e intercambiar información durante estos 40 días.

El miércoles, según trascendió, Fernández le hará llegar a Macri una lista de entre 30 o 40 nombres que eligió para interiorizarse en cada área. Ahí asomarán los potenciales ministeriables (ver “Los nombres en danza”).

Leé también:  Duhalde respaldó la próxima gestión

Por el lado del Gobierno, esa tarea estará a cargo del ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y su par de Interior, Rogelio Frigerio. “Hay total predisposición del Gobierno saliente para colaborar y dotar al Gobierno entrante de las herramientas para desplegar sus políticas”, dijo Lacunza luego de la reunión de Gabinete encabezada con Macri.

Más allá de los gestos, una vez finalizado el encuentro, desde el Frente de Todos aclararon públicamente algo que el propio Fernández se encargó de reiterar todas las veces que tuvo oportunidad: no se trata de una etapa de cogobierno.

“Todo lo que suceda y las decisiones que se adopten hasta al menos el 10 de diciembre van a ser responsabilidad de la gestión de Macri”, dijo Nicolás Trotta, uno de los referentes políticos y asesores del futuro Jefe de Estado.

Por esa razón, Fernández evitó hacerle algún pedido puntual, a pesar de que se mostró preocupado por la caída de las reservas del Banco Central desde las PASO. Macri le respondió que con el endurecimiento del cepo (ver “El dólar cedió en el debut del cepo”) confiaba en “cortar la sangría” y calculó que hasta diciembre sólo se podrían perder alrededor de US$300 millones más.

Leé también:  Macri inicia este lunes su última gira internacional como presidente

Al llegar a su búnker de la calle México, en San Telmo, el Presidente electo calificó de “alentador” el diálogo que tuvo con el actual Jefe de Estado y contó que lo vio “tranquilo, consciente de la situación y bien predispuesto” para trabajar en conjunto las próximas semanas.

LOS NOMBRES EN DANZA. Metido de lleno en la transición, Alberto Fernández se tomará su tiempo para confirmar a los ministros que integrarán su Gabinete a partir del 10 de diciembre. Desde su entorno, de todas maneras surgieron algunos nombres que pican en punta para ocupar un cargo: Santiago Cafiero, que integrará el equipo de transición, suena para quedarse con la Jefatura de Gabinete; Daniel Arroyo, en Desarrollo Social; Cecilia Todesca, en Economía; Felipe Solá, como Canciller; María Eugenia Bielsa, en Vivienda, y Matías Lammens, en Deportes.