El presidente depuesto de Bolivia aclaró que todavía no lo decidió por "razones operativas y logísticas", ya que está bajo asilo político en México.
Morales destacó el rol de Fernández en las horas posteriores a su renuncia forzada por el golpe de Estado.

El presidente depuesto de Bolivia, Evo Morales, afirmó que para "sería un orgullo y un honor" estar en la asunción de Alberto Fernández, pero aclaró que todavía no lo decidió por "razones operativas".

"Agradecer a Alberto por la invitación. Todavía no he decidido, por razones operativas y logísticas", expresó Morales al ser consultado sobre la posibilidad de concurrir a la ceremonia de asunción del 10 de diciembre, durante una ronda de entrevistas con medios argentinos.

Morales, quien está bajo asilo político en México, destacó el rol de Fernández en las horas posteriores a su renuncia forzada por el golpe de Estado policial y militar en Bolivia. "Mi respeto a mi hermano Fernández. El día lunes 11 de noviembre no sé cuántas llamadas hizo para salvarme la vida", aseguró.