En la provincia, ya fueron evacuadas "entre 10 mil y 12 mil personas", pero el Río Pilcomayo no cede. La última inundación de esta envergadura fue hace 10 años. 

La crecida del Pilcomayo golpea fuerte al Norte.

El 50% de la población de la localidad salteña de Santa Victoria Este fue evacuada, en tanto el resto está a la espera de que las condiciones del río sean más seguras para poder ser trasladadas en micros que permanecen en el lugar.
El Río Pilcomayo superó los niveles históricos por la fuerte crecida que experimenta desde hace varios días, lo que provocó inundaciones en la provincia de Salta donde en distintas poblaciones ya fueron evacuados "entre 10 mil y 12 mil personas", precisó Rolando Álvarez de Defensa Civil de Tartagal.
Álvarez añadió que "ayer había una situación dividida del comportamiento del río, en algunos lugares parecía que bajaba y en otros que subía, pero el río estaba en creciente, y la ruta que une a Santa Victoria con Aguaray y Trartagal, si bien está pavimentada y en buen estado, hay muchos sectores con gran cantidad de agua que cruzan el camino".
El funcionario dijo que Santa Victoria Este es una de las poblaciones más pobres del país. "De los más pobres entre los pobres lamentablemente, en este caso la mayoría de las familias son precarias; es una población mayoritariamente aborigen y de criollos", precisó, e indicó que el control sanitario en la región es "bueno", aunque las inundaciones pueden dejar epidemias.

Piden obras para que los pueblos vivan mejor.

Álvarez aseguró que "el sistema sanitario de la provincia funciona muy bien aun en las zonas donde el agua esta llegando; los puestos sanitarios, los hospitales locales y los centros de salud están trabajando a pleno", dijo Álvarez en diálogo con TN.
No obstante, expresó que la situación en Santa Victoria "es extremadamente triste, no solo porque la gente abandona lo poco que tiene y cuando regrese no sabe si va a quedar algo, si no porque la recuperación una vez pasada la emergencia y cuando la gente se olvide, va a ser extremadamente penosa", porque pierden la siembra y sus animales.
El funcionario pidió solidaridad a la población en general, para que colabore con colchones, frazadas, víveres secos, agua mineral, elementos de aseo personal, de limpieza en general, lavandina, detergentes y desinfectantes.
"Las inundaciones en la zona son recurrentes porque el Río Pilcomayo es realmente poderoso y debe ser el que mas sedimento traslada en el país", agregó, y detalló que "la última inundación parecida se dio hace 10 años; estamos hablando de lluvias de carácter excepcional".
En este sentido, Álvarez reclamo que "las autoridades nacionales y provinciales encaren un proceso de modernización y progreso de nuestras comunidades porque viven en condiciones verdaderamente inhumanas".

La situación es desesperante.