Con la ocupación del edificio buscan visibilizar sus cuestionamientos a la evaluación estandarizada que desde este martes realizará el Ministerio de Educación en distintos colegios del país.
En la escuela realizarán distintas actividades mientras dure la protesta.

Estudiantes de la Escuela Normal Antonio Mentruyt de Banfield iniciaron hoy una “toma pacífica” del establecimiento en rechazo al Operativo Aprender, que a partir de este martes comenzará a evaluar los conocimientos de 500 mil alumnos de todo el país en lengua, matemática, educación ciudadana y ciencias naturales mediante exámenes estandarizados.

Como sucedió en 2016 y 2017, la ocupación se extenderá por "tiempo indeterminado", fundamentalmente mientras se lleve adelante la iniciativa del Ministerio de Educación. Tanto desde el centro de estudiantes del ENSAM como desde el cuerpo de docentes cuestionaron la prueba por considerarla “parcial”, “direccionada” y “antipedagógica”.

“¿Cómo se puede mejorar la calidad (educativa) si se toma el mismo múltiple choice en escuelas con distintos contextos socioculturales?", "¿cómo es posible mejorar lo educativo si las respuestas son anónimas y no se ubica de donde salen?”, cuestionaron los jóvenes durante las asambleas realizadas esta mañana y esta tarde en la escuela.

Los maestros, por su parte, acompañaron ese análisis. “El Operativo Aprender, como en años anteriores, no contempla la evaluación en proceso y en contexto, no convoca, ni incorpora a los docentes y estudiantes en la elaboración de la prueba”, señalaron mediante un comunicado que circuló públicamente y difundieron por grupos de Whatsapp.

"Como las pruebas PISA, producidas por organismos internacionales, el Aprender ejecuta múltiple choice en los que los docentes aplicadores cumplen la función de meros ejecutores de preguntas cerradas, que no miden la inclusión educativa e ignoran las diferencias sociales, culturales y económicas de estudiantes y escuelas del país”, agregaron.

Marta Balmaceda, docente del Enam, consideró que “en realidad, el objetivo de este tipo de mediciones tienen que ver con un proyecto privatizador” de la educación. La única meta, señaló, es “reforzar las políticas de mercado que consideran la educación como un gasto”.

Quimey Barrera, prosecretaria del Ceensam, sostuvo: "El objetivo (de la evaluación), por la forma en la que la estuvieron haciendo estos últimos años, no es mejorar la educación pública, sino seguir defenestrándola para poder sacarle presupuesto".

Durante los próximos días, el tiempo en el que se extienda la protesta, se realizarán diversas actividades, como talleres y charlas informativas, según pudo averiguar La Unión.

La medida de fuerza se replicará en distintas escuelas de toda la región y la provincia.