La vida y la obra de Ernest Hemingway tendió una suerte de puente entre los Estados Unidos y Cuba, incluso en tiempos de pésimas relaciones entre ambos países.

Este vínculo entre las dos tierras motivó estudios por doquier y ahora se edita “Ernesto. The Untold Story of Hemingway in Revolutionary Cuba”, un libro que es el resultado de una investigación de Andrew Feldman.

El autor realizó una investigación en Cuba siguiendo la influencia que el premio Nobel de Literatura en 1954 tuvo durante su estancia en la isla caribeña.

Ernest Hemingway se inspiró para algunas de sus obras en temas, personajes y detalles de los libros del autor cubano Enrique Serpa, según un nuevo libro acerca de la relación de amistad del escritor de “El viejo y el mar” con Cuba.

Feldman fue el primer extranjero que tuvo acceso a los archivos de Finca Vigía, la casa de Hemingway en las afueras de La Habana, hoy convertida en un museo, y permaneció de 2008 a 2010 en Cuba.

El tema principal del libro es la relación de Hemingway con Cuba, un país que visitó por primera vez en 1928 y en el que residió en los ’40 y ’50.

Leé también:  A 25 años de “Grace”

Uno de sus amigos cubanos fue Enrique Serpa, ganador del Premio Nacional de Novela de Cuba en 1938 y al que Hemingway consideraba un “prodigio”, según escribió Martha Gellhorn, tercera esposa del escritor, en una carta a su editor, Max Perkins

La pasión por Ernest Hemingway volvió a unir a estudiosos de Cuba, que llegaron a La Habana para participar en un coloquio sobre el premio nobel de Literatura a pesar de las recientes restricciones de viaje impuestas por Washington.

El afán por preservar el legado del cronista, muy querido en la isla, donde fue bautizado como "Papá Hemingway", mantuvo abierto un canal de diálogo entre Cuba y los Estados Unidos aún en momentos de gran tensión entre ambos países, que restablecieron vínculos en 2015 después de más de medio siglo de enemistad acérrima.

Por 17 años, la fundación estadounidense Finca Vigía sorteó los escollos del embargo económico de Washington para trabajar junto a especialistas cubanos en la restauración y conservación de los 22.000 objetos personales que Hemingway dejó en su casa habanera, donados por su viuda, Mary, después el suicidio del escritor.

Leé también:  A 25 años de “Grace”

La edición 17 del Coloquio Internacional Ernest Hemingway que acaba de terminar tuvo  ponencias tan variadas como la influencia del cronista en el lenguaje legal estadounidense, su escritura como acto de catarsis frente al trauma, y la historia de sus piscinas, escenarios de legendarias juergas.

Ernest Miller Hemingway fue uno de los principales novelistas y cuentistas del Siglo XX. Su estilo sobrio y minimalista tuvo una gran influencia sobre la ficción del siglo XX, mientras que su vida de aventuras y su imagen pública dejaron huellas en las generaciones posteriores.

El escritor logró el Premio Nobel de Literatura en 1954, tras su éxito con la novela “El viejo y el mar”, que además fue reconocida en su país con un Pulitzer, una historia inspirada en el ambiente social que existía en Cojímar en la década del 50. Papá Hemingway, como lo llaman, donó entonces el dinero del galardón al pueblo de Cuba.