Los galos coronaron con el título un gran Mundial, en el que fueron el mejor de todos y sumaron su segunda estrella. Vencieron a Croacia y festejaron bajo un diluvio.

Francia alza la copa tras un gran torneo.

En Moscú, y con un estadio Luzhniki colmado de espectadores, Francia se coronó como el nuevo campeón del mundo y así logró su segunda estrella mundialista. Le ganó 4-2 a Croacia en la final del Mundial de Rusia y redondeó un torneo sin fisuras, con una idea clara de juego y grandes individualidades, que rindieron en un alto nivel y ahora, con el sueño cumplido, festejan con champagne.

En su trayecto a la final, los galos dejaron en el camino a equipos importantes como Argentina, Uruguay y la gran Bélgica. Y en la final, ante otro de los mejores del torneo, reafirmó que fue el mejor de todo, con un poder ofensivo que hace temer a cualquiera y un sólido trabajo defensivo, más allá de algún error de la última línea.

Pogba, con un lindo remate, puso el 3-1. Ahí Francia comenzó a sentirse campeón.

El elenco de Deschamps, a su vértigo y potencial ofensivo con un juego vertical y punzante, también le sacó provecho a la pelota parada, la gran vedette de este Mundial. Así le ganó a Bélgica en semifinales. Y ante Croacia, le allanó el camino para alzar el trofeo, con dos pelotas paradas determinantes de Griezmann.

A los 19 minutos, tras un centro peligroso del hombre del Atlético de Madrid, Mandzukic cabeceó contra su propia valla y puso el 1-0 parcial. Y a los 38, luego del empate de Perisic a los 29 con una gran definición (también de jugada detenida), otro centro del Griezmann rebotó en la mano del autor del empate y Pitana, con asistencia del VAR, cobró penal. Él tomó la pelota y, con un preciso remate, puso el 2-1.

Y como lo demostró a lo largo del torneo, Francia, con la ventaja, es letal. Aprovechar la velocidad de Mbappe y sacar ventaja por las bandas. Así, liquidó la historia: a los 13, la inició Pogba, el hombre del PSG avanzó a toda velocidad por derecha y tiró el centro atrás. Griezmann la aguantó, le sirvió el balón al volante del Manchester United y éste puso el 3-1. Minutos más tarde, el mismo Mbappe, con un preciso remate desde afuera del área, cerró la goleada. El descuento de Mandzukic, tras un error de Lloris, no cambió la historia. Francia fue el campeón. Y es más que merecido. Por eso, en Moscú y París, se brinda con champagne.

FORMACIÓN Y PUNTAJES

FRANCIA         (4)
1| Hugo Lloris                    4
2| Benjamin Pavard          4
4| Raphael Varane            6
5| Samuel Umtiti              6
21| Lucas Hernández       6
13| NGolo Kanté                4
6|| Paul Pogba                    7
10| Kylian Mbappe            8
7| Antoine Griezmann     8
14| Blaise Matuidi             6
9| Olivier Giroud              5
DT| Didier Deschamps

CROACIA      (2) 
23| Danijel Subasic           5
2| Sime Vrsaljko                 5
6| Dejan Lovren                 4
21| Domagoj Vida               6
3| Ivan Strinic                    4
7| Ivan Rakitic                    6
11| Marcelo Brozovic        5
18| Ante Rebic                    5
10| Luka Modric                6
4| Ivan Perisic                    6
17| Mario Mandzukic        5
DT| Zlatko Dalic

Goles PT: 18m Mandzukic e/c (F), 29m Perisic (C), 38m Griezmann (F). Goles ST: 14m Pogba (F), 20m Mbappe (F). 24m Mandzukic (C). Cambios ST: 9m Zonzi por Kante (F), 25m Kramaric por Rebic (C), 27m Tolisso por Matuidi (F), 35m Fekir por Giroud (F) y Pjaca por Strinic (C). Amarillas: Kante, Hernández (F); Vrsaljko (C). Árbitro: Néstor Pitana. Cancha: