En el seno de Cambiemos hay preocupación por el efecto arrastre que tiene Mauricio Macri sobre la gobernadora bonaerense. Buscan acortar la diferencia en estas dos semanas.
El precandidato del Frente de Todos se hace fuerte en el Conurbano.

Por primera vez y sin eufemismos, en el seno Cambiemos asumen abiertamente que existen posibilidades reales de que la gobernadora María Eugenia Vidal sufra una derrota frente a Axel Kicillof en las elecciones primarias del 11 de agosto.

“Hoy estamos abajo”, reconocen con preocupación algunos dirigentes bonaerenses de Juntos por el Cambio, después de analizar las distintas encuestas que circularon las últimas semanas en los medios y los despachos oficiales de La Plata y la Ciudad de Buenos Aires.

Según las proyecciones que manejan en el oficialismo, la ventaja sería apenas de dos puntos: el precandidato del Frente de Todos obtendría un 42%, mientras Vidal un 40%.

Leé también:  Los estatales rechazaron de forma unánime el bono de Vidal

Por eso, en el círculo cercano a la gobernadora reforzaron su campaña proselitista en el Conurbano profundo y apuntan a recortar la diferencia en estas dos semanas que quedan.

“Sabemos que hay una situación de paridad o que podemos estar debajo por muy poquito”, señaló el diputado nacional por la provincia de Buenos Aires Miguel Bazze, que va en el tercer lugar de la lista de Vidal para renovar su banca.

La esperanza del oficialismo está puesta en un repunte de la imagen de Macri que mejore las perspectivas de Vidal, algo que vienen observando en los sondeos que muestran que la diferencia se fue achicando con el correr de las últimas semanas.

Leé también:  Fernández vuelve de España y ya piensa en cómo hacer campaña sin presionar tanto al Gobierno

Bazze indicó que “Vidal tiene una imagen superior a la de Kicillof, pero cuando llega el momento de la elección hay que ver cómo se compensa la situación de la boleta nacional con la provincial”, teniendo en cuenta el arrastre negativo que podría tener Mauricio Macri.

La diferencia entre Macri y Alberto Alberto Fernández se ubica en torno a los 9 puntos en la provincia de Buenos Aires, donde el Frente de Todos se hace fuerte.

A nivel nacional, en la mesa de campaña de Juntos por el Cambio siguen con atención lo que ocurre en este Distrito, porque representa el 37% de padrón y una victoria o derrota de Vidal podría traer consecuencias en el resultado de un eventual balotaje.