Por el torniquete que aplicó el Banco Central, se registraron muy pocas operaciones en el mercado cambiario.
En algunas casas de cambio de la city el dólar se vendió a $63.

En el primer día del endurecimiento del cepo cambiario, que limitó las compras a U$S200 mensuales, el dólar cortó una racha de 13 subas consecutivas y cerró a $63,45, al registrar una caída de $1,55 en una jornada en la que hubo muy pocas operaciones y la mirada estuvo enfocada en los tipos de cambio alternativos y en la variación del “blue”.

El torniquete que aplicó el Banco Central, después de la corrida y la brusca pérdida de reservas de las últimas semanas, anuló virtualmente la demanda de divisas en el mercado doméstico y provocó que el billete en algunas entidades financieras se vendiera en torno a los $61, incluso algunos centavos por debajo, como en el Banco Piano ($60,70).

Leé también:  Algunos kioscos y comercios ya no aceptan los billetes de $5

Mientras tanto en las cuevas, luego de una leve disparada del precio por la mañana, el dólar blue se terminó ofreciendo a $73, $2 menos que el cierre del viernes pasado. El MEP –dólar bolsa-, se mantuvo en $77,23, mientas el contado con liqui –el tipo de cambio que utilizan los inversores para girar dinero al exterior- se mantuvo arriba de $80.

Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina, consideró que en esta oportunidad, a diferencia del 12 de agosto, el BCRA “anticipó al mercado, y con el endurecimiento del cepo, le restó demanda y quitó presiones sobre el tipo de cambio oficial que es el que importa para los precios (de la economía interna) y la inflación”.

Leé también:  A fin de mes, los billetes de $5 ya no servirán para comprar

En este escenario, el especialista consideró que no habrá una baja sustancial del tipo de cambio para que no quede atrasado respecto a la inflación, pero sí una tendencia”"más relajada”, con “menos pérdida de reservas y menos intervenciones del Banco Central”.

Desde las PASO, el Central tuvo que intervenir para intentar frenar el dólar con más de U$S6000 millones y perdió unos US$22.800 millones en reservas internacionales.