El Millonario la pasó mal ante Atlético Paranaense que lo venció 1 a 0 gracias a un gol de Ruben. El próximo jueves, la revancha en Núñez.
atlético paranaense se mostró intenso y muy concentrado.
atlético paranaense se mostró intenso y muy concentrado.

En el partido de ida por la Recopa Sudamericana, River la pasó mal ante Atlético Paranense en Brasil y se volvió derrotado. Con un gol de Ruben, el local arranco la final arriba e ira con ventaja a Núñez.

El elenco brasilero le propuso al argentino un partido de alta intensidad y concentración. Esas virtudes junto a algunos desconciertos en River fueron las claves del inicio a favor de Paranaense.

Las escaladas de Renan Lodi y los arranques de Rony fueron un problema sin resolución que recayó en Mayada exponiéndolo en varias oportunidades. Justamente, en una de ellas, llegó el gol.

Leé también:  Se desgarró Armani

Sobre los 24 minutos, Lodi recibió en soledad por la izquierda, encontró a Rony adentro del área y, con una media vuelta, este metió un centro al medio que Ruben anticipó ante la salida de Armani.

Y pudo haber más. A los 30, otro centro desde ese sector cayó en los pies de Ruben que no pudo enganchar bien la pelota.

El Millonario recuperó la tenencia de a ratos pero al llegar a las cercanías del área local perdía calidad en el juego. La mayor parte del tiempo perdió la batalla del mediocampo, una clave para Gallardo.

En el complemento se reafirmó la falta de luces de la noche riverplatense: volvió a mostrarse inconexo, dubitativo en las marcas y sufriendo constantemente ante la verticalidad y velocidad de Paranaense.

Leé también:  Suárez viaja a Tucumán

Antes de los 10 minutos, Armani tuvo tres atajadas importantes, una señal clara de la superioridad brasilera que se extendería durante toda la etapa.

El arquero Millonario volvió a aparecer en otras ocasiones salvando el arco y, para colmo de males, Casco vio la roja por un golpe (a través del VAR).

La derrota por 1 a 0 fue un precio aceptable que pagó River por ser un equipo muy alejado de la identidad que suele mostrar cada fin de semana. El próximo jueves en Núñez será otra la historia y allí buscará remontar el partido para volver a gritar campeón.