Arcor redujo su rentabilidad en unos $2.610 millones cuando en el mismo periodo del 2018 había registrado un rojo de $6.455 millones. Similares resultados obtuvo la empresa Molinos Río de La Plata, que fabrica las marcas Matarazzo, Luchetti, Granja del sol, Gallo, Don Vicente, Terrabusi, Favorita y Canale, entre otras.
La baja producción pone en alerta a los empresarios y trabajadores.

Producto de la inestabilidad de la inflación y del aumento descontrolado del dólar, algunas de las principales empresas alimenticias del país tuvieron pérdidas millonarias en el último año.

Arcor de Luis Pagani, perdió entre enero y septiembre del 2019 unos $2.610 millones cuando en el mismo periodo del 2018 había registrado un rojo de $6.455 millones.
“La rentabilidad de la compañía se ha visto afectada por la diferencia de cambio sobre la deuda en dólares, producida por la devaluación del peso. Se destaca que casi la totalidad de la deuda financiera en dólares vence en 2023”, explicó Arcor.

Leé también:  Vidal defendió su gestión e invisibilizó la profunda deuda

El segmento de golosinas y galletitas registró en nueve meses operaciones por $23,3 mil millones, por debajo de los $24,2 mil millones del mismo período del año pasado. En galletas también hubo una baja de 17,9 a 17,8 mil millones de pesos y en alimentos, de 8,4 a 7,9 mil millones de pesos. Con el argumento de la caída de ventas y acumulación de stocks, Arcor viene achicando plantas y aplicando suspensiones.

Por el lado de Molinos Río de La Plata de los Pérez Companc, entre enero y septiembre perdieron $1.381 millones cuando en el mismo periodo del año pasado habían tenido na perdida de $3.261 millones. La empresa maneja los productos Matarazzo, Luchetti, Granja del sol, Gallo, Don Vicente, Terrabusi, Favorita, Canale, Cocinero, Lira, Cruz de Malta y Nobleza Gaucha, entre otras.

Leé también:  El Gobierno prevé medidas económicas de "shock"

“Nuestra economía está afectada por un profundo proceso inflacionario, superior al 50 por ciento anual, la suba del dólar en este último año en más del 100 por ciento, las enormes dificultades para acceder al crédito y el impacto de las exponenciales subas de las tarifas han retraído el mercado por la sensible pérdida del poder adquisitivo del salario y la pérdida en este último año de aproximadamente 120 mil puestos de trabajo registrados”, sostienen desde la multinacional Mondelez.