Todavía no hay fecha confirmada para el juicio. Estarán en el banquillo Marcos Esteban Bazán (36) y Marcelo Sergio Villalba (42).

El Tribunal Oral en lo Criminal 7 de Lomas de Zamora fue designado para juzgar a los dos acusados por el asesinato de Anahí Benítez, la adolescente de 16 años hallada asfixiada en la reserva Santa Catalina en agosto de 2017, informaron fuentes judiciales.

Marcos Esteban Bazán (36) y Marcelo Sergio Villalba (42) estarán en el banquillo.
Marcos Esteban Bazán (36) y Marcelo Sergio Villalba (42) estarán en el banquillo.

El juicio, que todavía no tiene fecha de inicio definida, tendrá en el banquillo de los acusados a Marcos Esteban Bazán (36) y Marcelo Sergio Villalba (42).

Los jueces que integran el TOC 7 y juzgarán a ambos imputados son Roberto Conti, Elisa López Moyano y Roberto Lugones, mientras que la acusación estará a cargo del fiscal de juicio Hugo Daniel Carrión.

Voceros judiciales indicaron que la causa, que llegó al tribunal con 28 cuerpos desde la instrucción, está en la etapa de ofrecimiento de prueba y que la fiscalía solicitó una prórroga para generar algunos informes y pericias pendientes.

Por ello, algunas fuentes estimaron que el debate no comenzará antes de noviembre y otras incluso señalan que podría realizarse recién el año próximo.

La fiscal Especializada en Violencia de Género de Lomas de Zamora que instruyó la causa, Fabiola Juanatey, pidió en su requerimiento de elevación a juicio que Bazán sea juzgado como coautor de "privación ilegal de la libertad agravada, homicidio agravado por alevosía, criminis causa y por mediar violencia de género" y como partícipe necesario de "abuso sexual agravado por acceso carnal".

Leé también:  Lomas: juzgarán a un hombre acusado de femicidio

Asimismo, pidió como imputación alternativa que Bazán sea enjuiciado por "encubrimiento agravado". En tanto, a Villalba lo acusa por "robo, abuso sexual agravado por acceso carnal" en carácter de autor, y por "privación ilegal de la libertad agravada y homicidio agravado por alevosía, criminis causa y por mediar violencia de género" en calidad de coautor.

Con esas calificaciones, de ser hallados culpables, ambos imputados serán condenados a prisión perpetua.

En el caso de Villalba, un estudio de ADN determinó que su perfil genético coincidía con el semen hallado en el cuerpo de la víctima, por lo que quedó directamente involucrado como presunto autor de la violación.

El 29 de julio del 2017, la adolescente salió de su casa de Parque Barón, en Lomas de Zamora, para caminar unas cuadras hacia el Parque Municipal Eva Perón. Su familia denunció la desaparición y el 4 de agosto su cadáver fue encontrado desnudo, con lesiones cortantes y golpes en la cabeza, enterrado en la Reserva Natural Santa Catalina.

La autopsia determinó que había muerto por asfixia por sofocamiento y que había sido víctima de un ataque sexual.

Dos días después, Bazán fue detenido luego de que perros rastreadores marcaron su casa, ubicada a 300 metros del lugar del hallazgo, donde se encontró una olla con arroz similar al encontrado en el estómago de la víctima, ropa de mujer, pelos y manchas de aparente sangre.

Leé también:  Condenaron por abuso sexual a uno de los imputados por el femicidio de Anahí Benítez

En otro procedimiento realizado en la vivienda, la fiscalía secuestró granadas de humo, plantas de marihuana y hongos alucinógenos.

Sin embargo, Bazán aseguró ante la Justicia que no conocía a Anahí Benítez, que su casa no tiene medidas de seguridad que impidan el acceso de terceros, que la ropa femenina era de su novia y los pelos y manchas sospechosas podían ser de alguno de los animales que rondan por el predio.

En tanto, Villalba fue detenido el 16 de agosto de ese año, luego de que los investigadores determinaron que había tenido en su poder el celular Samsung Core de la adolescente asesinada y se lo había regalado a su hijo con otro chip. En su descargo, contó que se había encontrado el teléfono tirado y negó conocer a Bazán, a la víctima y a las demás personas nombradas en el expediente.

Además, fue procesado en Capital Federal por "abuso sexual simple" en una causa en la que fue acusado de haber manoseado a una mujer en el microcentro porteño el 20 de abril de 2017, razón por la que la víctima de ese hecho denunció en sus redes sociales que si lo hubiesen dejado detenido por su caso, quizás Anahí Benítez no hubiera sido asesinada tres meses más tarde.