El Tribunal de Arbitraje Deportivo falló ante el reclamo Boca y le dio la victoria al Millo en la final de la Libertadores de 2018. A su vez, en la resolución, lo obliga a jugar dos partidos a puertas cerradas.
En Madrid, el Millo había ganado 3-1.

A más de un año de lo que fue la final de Libertadores entre River y Boca en Madrid, el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) resolvió este martes mantener el triunfo por 3-1 del Millonario, con el que se alzó con la Copa, pero sí lo sancionó a jugar dos partidos a puertas cerradas por el mismo torneo. A su vez, decidió no resarcir económicamente a la entidad xeneize.

La sanción del TAS a River se origina en la agresión que sufrió el micro que llevaba al plantel de Boca en las adyacencias del Monumental, el 24 de noviembre de 2018, en ocasión de la segunda final de la Libertadores de ese año. Y por esta sanción, jugará sin público frente a San Pablo de Brasil (el 22 de abril) y ante Liga de Quito de Ecuador (el 5 de mayo).

Leé también:  La Conmebol sancionó a Boca

A esto se le agrega la sanción de otro partido a puertas cerradas que le dispuso la Conmebol por las bengalas utilizadas en el partido de ida de la semifinal de la Copa Libertadores ante Boca, el 1 de octubre del año pasado, en el Monumental.

El fallo del TAS conocido este martes responde al reclamo que Boca presentó tras la agresión de hinchas de River contra el micro boquense, lo que obligó a la Conmebol a cambiar la sede del encuentro y disponer que la final se dispute el 9 de diciembre de ese año en el estadio Santiago Bernabéu, en Madrid, España.

Esta resolución dispone que los honorarios legales deberán ser afrontados por cada uno de los clubes, excepto que la Conmebol se haga cargo de ese gasto estipulado en 6.000 francos suizos, unos 6.100 dólares.