A principios de junio dos especialistas del área habían contraído la enfermedad. Por eso, la Dirección de Hospitales de la provincia de Buenos Aires había dispuesto el cierre provisorio del área.
Durante estas semanas los pacientes que se hacían tratamientos o controles en el lugar tuvieron que ser derivados a otros centros de salud.
Después de 25 días, el Servicio de Oncología del Hospital Fiorito de Avellaneda volvió a funcionar. El área había sido cerrada preventivamente después que dos especialistas contrajeran Coronavirus. Durante estas semanas los pacientes que se atendían en el lugar tuvieron que ser derivados a otros centros de salud para que sigan con sus tratamientos.
La suspensión de un servicio clave en uno de los Hospitales más importantes de la región causó preocupación en medio de la cuarentena. Por eso los directivos del Hospital decidieron dejar abierto un canal de atención online y telefónica para que los vecinos que recurrieran al área tuvieran algún tipo de asistencia hasta que todo se solucionara.
A través de un comunicado emitido por el Hospital, el servicio agradeció la colaboración y el trabajo conjunto para que los pacientes no quedaran a la deriva en plena pandemia.
"Gracias al apoyo y trabajo en conjunto, fue posible la continuidad de atención a todos los pacientes oncológicos del hospital en este contexto de pandemia”, reza el texto.
La propagación de casos de Covid-19 en el Servicio de Oncología fue "la gota que rebalsó el vaso" para los representantes de la seccional local de la Cicop. Así y todo, desde entonces, los contagios no mermaron. Actualmente, según el secretario general del gremio, Aníbal Aristizábal, el Fiorito "es uno de los hospitales que tiene más trabajadores contagiados".
De acuerdo a los datos que pudo recabar La Unión, son alrededor de 30 los profesionales tuvieron Covid-19 hasta ahora. "Afortunadamente, muy pocos requirieron internación y la totalidad ya está bien”, aseguró Aristizábal que insistió en la necesidad y la importancia de que los médicos tengan elementos de protección descartables, en lugar de reutilizables.
De todas maneras reconoció que la situación ha cambiado bastante desde el inicio de la pandemia. "Al comienzo eran pocos, pero eso mejoró parcialmente, ya que ahora hay mayor cantidad (...) No estamos en un nivel óptimo, pero sí estamos mejor que hace tres semanas", cerró.