“Los derechos de los niños no se toman vacaciones” se lleva a cabo durante este con chicos de instituciones sociales, donde les brindan talleres, juegos y una merienda.

Como cada enero, la Universidad Nacional de Lanús (UNLa) lleva adelante el programa de verano “Los derechos de los niños no se toman vacaciones”, en el cual se realizan jornadas gratuitas de deportes, talleres y actividades culturales para los chicos de instituciones sociales de Lanús, Lomas, Esteban Echeverría y Almirante Brown. Este año cumplen dos décadas de trabajo ininterrumpido.

"Hemos sorteado muchas crisis del país y quienes peor la pasan son los niños de estas instituciones humildes."
"Hemos sorteado muchas crisis del país y quienes peor la pasan son los niños de estas instituciones humildes."

Juan Loiseau es el director de Deportes y Recreación de UNLa y uno de los responsables del programa, quien indicó que por año asisten entre 800 y 900 chicos en el mes, pero que por día rotan los niños de las diversas instituciones con las que trabajan y llegan a ser por encima de los 400.

Los niños asisten al programa de lunes a viernes desde las 14.30 hasta las 17.30, donde son trasladados en micros rentados por la UNLa. Allí reciben un refuerzo de almuerzo, se dividen en grupos por edad para participar de tres talleres diarios como informática y ajedrez, juegos y, antes de retirarse, comparten la merienda entre todos.

Además de las actividades mencionadas, los chicos pueden disfrutar de jornadas especiales, como espectáculos infantiles, olimpiadas deportivas y recreativas y hasta una barrileteada con 500 chicos, un récord nacional. “Hay muchos niños que no conocen lo que es y lo van a poder ver por primera vez en la universidad”, aseguró quien también se desempeña como profesor de educación física.

Leé también:  Récord de aspirantes a ingresar a la UNLa
Actividades acordes a cada edad.
Actividades acordes a cada edad.

“Trabajamos con 15 instituciones sociales y barriales, como comedores comunitarios, merenderos, centros culturales o salitas sanitarias”, explicó el hombre de 45 años. De Lomas asisten dos: el comedor “Palomitas Mensajeras” y el Centro de Formación Profesional N°406.

“La meta es que los chicos de los sectores más postergados de la comunidad tengan, desde una temprana edad, un acercamiento con la universidad pública. Este sector siempre sintió que la facultad no les pertenece, es por eso que venimos trabajando con niños de 5 a 12 años para cambiar ese pensamiento erróneo y romper esa barrera cultural”, detalló Juan sobre el verdadero objetivo, y agregó: “Parte de la tarea está cumplida porque hay nenes que en su momento asistieron al programa y hoy estudian una carrera de grado o llevan a cabo un curso”.

“La meta es que los chicos de los sectores más postergados de la comunidad tengan, desde una temprana edad, un acercamiento con la universidad pública."

Para aquellos niños que ya no pueden asistir por haber cumplido el límite de edad (12 años), la universidad cuenta con un espacio para adolescentes llamado “La UNLa de los jóvenes” para que tengan continuidad y se sientan apoyados para finalizar la secundaria y comenzar a estudiar si así lo desean.

Leé también:  Récord de aspirantes a ingresar a la UNLa

Julián, su hermano, es quien planifica año tras año el desarrollo de las actividades en el programa y la evolución pedagógica de los niños en los talleres. Juntos trabajan en el programa desde los inicios y están a cargo del mismo hace aproximadamente 15 años.

Unas 70 personas están a cargo de la organización.
Unas 70 personas están a cargo de la organización.

La decisión política-institucional que ha tomado la rectora Ana Jaramillo fue abrirle las puertas de la universidad a la comunidad. “Es una satisfacción enorme poder hacer esto, hemos sorteado muchas crisis del país y quienes peor la pasan son los niños de estas instituciones humildes. Disfrutamos del desarrollo del programa y de que sean hechos concretos”, contó Juan, sobre la iniciativa que se desarrolla en 29 de Septiembre al 3900, con un total aproximado de 70 personas a cargo de la organización, entre profesores, maestros, asistentes, médicos, enfermeros y administrativos.

Este viernes finaliza un nuevo año de “Los derechos de los niños no se toman vacaciones”. Dicha jornada contará con la visita de los Reyes Magos. “Los chicos disfrutan de un espectáculo infantil y se llevan un regalo”, concluyó Loiseau.