Con casi 1.736.905 de votos, el PJ convirtió a la zona Sur del Conurbano en un bastión clave para obtener un amplio triunfo en la provincia de Buenos Aires.
La zona Sur se transformó en un bastión clave para la victoria del Frente de Todos.

El peronismo volvió a hacerse fuerte en la tercera sección electoral y la mayoría de los intendentes de la región se encaminan a conseguir su reelección, salvo Néstor Grindetti en Lanús que de no lograr torcer el rumbo, deberá dejar su cargo en diciembre.

El Frente de Todos realizó muy buena elección en la zona Sur del Conurbano, donde traccionó gran parte de los votos que explicaron la aplastante victoria de Alberto Fernández y de Axel Kicillof en el distrito más importante del país, la provincia de Buenos Aires.

En la categoría presidencial, la fórmula del Frente de Todos cosechó el 58,04% y le sacó casi 35 puntos de ventaja a Juntos por el Cambio que recogió el 23,37% de los sufragios.

La diferencia más amplia se registró en Almirante Brown. Con el 90% de las mesas escrutadas, el intendente Mariano Cascallares se imponía por el 57,11% frente al 22,07% que obtenía el candidato del macrismo Carlos Regazzoni.

Leé también:  Detuvieron a "Coni el químico" en Avellaneda

En tercer lugar, muy lejos, quedaba, Jorge Herrero Pons, que ganaba la interna de Consenso Federal, con el 5.68%.

El intendente Jorge Ferraresi llamó a sus militantes a seguir trabajando.

En Avellaneda, Jorge Ferraresi también obtuvo un cómodo triunfo. Con el apoyo de casi 115 mil vecinos, alcanzó el 55,87% de los votos y prácticamente duplicó la performance del candidato de Cambiemos, Luis Otero, que recogió 57.904 sufragios y llegó al 28,36%.

Una vez consolidado el resultado, el jefe comunal, uno de los dirigentes más cercanos a la expresidenta Cristina Kirchner, buscó llevar prudencia: “Hay que tener en cuenta que fue un amistoso, el partido verdadero lo vamos a jugar el 27 de octubre”. E instó a la militancia a seguir trabajando “sin soberbia” de cara a las elecciones generales.

En Esteban Echeverría, Fernando Gray consiguió revalidar su gestión. A la medianoche cosechaba el 54,76% y le sacaba casi 30 puntos de ventaja a Evert Van Tooren de Juntos por el Cambio que trepaba apenas al 25,45%.

Fernando Gray festejó junto a los vecinos.

En Lanús hubo batacazo. Si bien Néstor Grindetti fue el candidato más votado del Distrito con el 34,51%, los cuatro postulantes del Frente de Todos en scrum obtenían el 47,97%.

Leé también:  Esther Goris homenajea a Evita en el Teatro Greison

Edgado Depetri fue quien se impuso en la interna holgadamente ante Agustín Balladares, Víctor De Gennaro y Verónica Dell Anna. Eufórico por el resultado señaló: “Lanús era un distrito peronista y vuelve a serlo”.

Grindetti quedó a un paso de perder su cargo en diciembre.

En Ezeiza, Alejandro Granados, a pesar de mostrarse muy cercano a María Eugenia Vidal en estos años, no tuvo problemas en salir victorioso de la interna con Alejandro López y todo parecería indicar que tendrá un período más, el último, en el distrito que gobierna ininterrumpidamente desde 1995.

En Presidente Perón Blanca Cantero dio la sorpresa y le arrebató la interna al intendente Aníbal Regueiro. La precandidata, esposa de uno de los líderes de la CGT, Carlos Acuña, obtuvo el 37% y le sacó casi 5 mil votos de diferencia al actual jefe comunal, que dejará su cargo tras 12 años.

De mantenerse estos resultados, dentro de dos meses, el Frente de Todos logrará consolidarse como el bloque mayoritario en todos los Concejos Deliberantes de la región.