Así lo afirma un informe de Fundación de Investigaciones Económicas Lationamericanas (FIEL). El análisis da cuenta que  el país sigue atravesando “una fase recesiva”.
La mayoría de las fábricas del país paralizaron muchas de sus líneas de producción.

El nivel de actividad industrial retrocedió 7,3% interanual en febrero y acumuló así una caída de 8,4%, producto la profunda recesión económica que atraviesa actualmente el país, según la Fundación de Investigaciones Económicas Lationamericanas (FIEL).

Este nuevo dato negativo en un sector que fue muy castigado en 2018 sigue reflejando la caída en la producción que se registra en la mayoría de las fábricas del país, muchas de las cuales recortaron líneas de producción y se encuentran trabajando al 56% de su capacidad.

Leé también:  La industria de la construcción cayó un 7%

El único dato positivo que rescata el informe de FIEL es que el mes pasado se observó una desaceleración en la tendencia a la baja y algunas mejoras en términos desestacionalizados en la comparación respecto a los resultados de enero.

En el acumulado para los dos primeros meses del año, la mayoría de las ramas muestran un retroceso interanual. Solo la producción de papel y celulosa consiguió una mejora del 1,1%, el esto exhibió caídas. Las más pronunciadas fueron en metalmecánica (-11,8%), insumos químicos y plásticos (-14,3%) y producción automotriz (-22,3%).

A modo de síntesis, el informe sostuvo que “la actividad industrial continúa transitando una fase recesiva” y que por el momento no hay señales de una reactivación a corto plazo.
Mientras, los empresarios siguen aguardando que la actividad vuelve a reanudarse, aunque sea lentamente.