Lo decidió la Cámara Federal por sorteo. En principio el magistrado ocupará ese lugar por un año, pero el plazo podría extenderse si no se designa a un nuevo titular.
La designación fue por sorteo, mediante un bolillero manual, para evitar suspicacias.

Por sorteo, la Cámara Federal resolvió que el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi se hará cargo durante el próximo año del juzgado federal Nº 11 de Comodoro Py, que quedó vacante tras el fallecimiento de Claudio Bonadio, ocurrido la semana pasada

Martínez De Giorgi, titular del juzgado federal N° 8 de Comodoro Py, es el juez que investigó uno de los desprendimientos del caso Odebrecht en la Argentina, que puso la lupa sobre la obra del Soterramiento del Tren Sarmiento.

En ese expediente, procesó al exministro de Planificación Julio De Vido y de Transporte Ricardo Jaime; y le dictó además la falta de mérito al primo del expresidente Mauricio Macri, Ángelo Calcaterra, un fallo que luego fue anulado por la Cámara Federal.

El magistrado desde ahora tendrá bajo su mando tanto el Juzgado Criminal y Correccional que encabezaba Bonadio hasta que se nombre a un nuevo titular, algo que podría demorar "varios meses", según precisaron fuentes de los Tribunales de Comodoro Py.

El trámite para nombrar un juez empieza en el Consejo de la Magistratura, que evalúa los antecedentes de los candidatos, les toma exámenes y elabora una terna de postulantes para cada vacante. Esa terna pasa después al Poder Ejecutivo para que el Presidente elija a su candidato y envíe su pliego al Senado, que debe darle el aval para que se convierta en juez.

Hasta ahora, el reemplazante de Bonadio había sido el juez Sebastián Casanello, pero su designación era transitoria. Había sido elegido para una subrogancia de un mes antes de la muerte de su colega.

Es que, días antes de morir, Bonadio había pedido extender su licencia tras la feria judicial hasta marzo por el estado de salud en el que se encontraba.

Luego de su fallecimiento, la Cámara consideró que el motivo del reemplazo de Casanello ya no tenía razón de ser, por lo que convocó a un nuevo sorteo para establecer a un sustituto temporal.