Anunció que subsidiará por 15 meses parte del costo de las cuotas para que los tenedores de los préstamos no sientan tanto el impacto de la inflación.
Será para los que tengan un desfasaje del 10% en sus cuotas.

Ante el brusco desfasaje que se produjo en las cuotas de los créditos UVA, el Gobierno anunció que saldrá al rescate de los tomadores de préstamos hipotecarios por un lapso de 15 meses en el que la Secretaría de Vivienda de la Nación subsidiará una parte del pago de las cuotas.

La necesidad del implementar este beneficio pone en evidencia las inconsistencias del programa cuando han transcurrido solo tres años de su puesta en marcha, con préstamos que fueron concedidos hasta a 30 años para su devolución.

La diferencia la absorberá un fondo manejado por el Procrear a través de Nación Fideicomiso y ascendería a los $80 millones para los 80.000 tomadores que se excedieron en total (dentro del plan Procrear o fuera de ese programa).

El anuncio llegó después de que Mauricio Macri en un acto la semana pasada volviera a asegurar que, cuando baje la inflación, los créditos UVA serán un éxito. “Se nos fueron con la inflación, pero ahora que baja, estos créditos que arrancaron muy bien volverán a ser un éxito importante”, pronosticó.

Desde la Casa Rosada aclararon que buscan compensar a los deudores de créditos hipotecarios que hayan tenido aumentos en sus cuotas por encima de un 10%.