Se emprenderán reuniones con el sector textil para reemplazar las indemnizaciones por un “fondo de cese laboral”, dar vacaciones en función de la estacionalidad del proceso productivo, fraccionar el aguinaldo en hasta tres cuotas, e impulsar jornadas laborales de hasta 12 horas.
Enfocan al sector textil para el ajuste.

Luego del fallido intento por insertar la reforma laboral hace dos años, el Gobierno vuelve a la carga. Esta vez, será con el foco puesto en el sector textil con la idea de avanzar con la firma de un “Acuerdo por el Empleo en la Indumentaria”, con el que pretende flexibilizar las condiciones de trabajo.

Según se adelantó, el acuerdo apunta a reducir las indemnizaciones y el aguinaldo; flexibilizar las jornadas laborales y las vacaciones; y regularizar el trabajo a domicilio, entre otras medidas.

Leé también:  El FMI aseguró que el desembolso de US$10.870 millones se demorará

La reforma apunta, entre otros ítems a reemplazar las indemnizaciones por un “fondo de cese laboral”; dar vacaciones en función de la estacionalidad del proceso productivo; fraccionar el aguinaldo en hasta tres cuotas; impulsar jornadas laborales de hasta 12 horas; cambiar las categorías laborales y las estructuras salariales.

Los cambios los impulsa el Gobierno como parte de las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El secretario adjunto de la Asociación Obrera Textil (AOT), José Listo, advirtió que los gremios del sector “no van a firmar nada y cualquier reforma que quiera encarar el Gobierno tiene que pasar por el congreso y con la participación de la CGT”, tras mantener una reunión con el secretario de Trabajo, Lucas Fernández Aparicio.