Si se confirma esta resolución, el organismo complicaría la situación, ya que el Gobierno necesita US$7000 millones para hacer frente a vencimientos.
Los dirigentes del organismo se reunirán con Hernán Lacunza la última semana de septiembre.

El Fondo Monetario Internacional esperaría hasta después de las elecciones de octubre para definir si gira al país el desembolso de los US$ 5.400 millones que estaba previsto para mediados de septiembre, lo que complicaría a corto plazo los planes del Gobierno.

En los mercados del exterior y en los análisis que distribuyen bancos y fondos de inversión privados dan por hecho que los recursos del crédito stand by acordado con Argentina no se incorporarán a las reservas del Banco Central hasta que el panorama político se aclare.

Leé también:  Lacunza y Sandleris viajan a Washington

Con esta resolución, el FMI pondrá en “máximo estrés” a la economía, ya que el Estado necesita antes de fin de año U$S7.000 millones para cumplir sus compromisos de deuda.

En ese escenario, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, hará un último intento para tratar de evitar la demora la última semana de septiembre cuando se reúna con los directivos del organismo internacional. El encuentro será, en principio, el 24 de septiembre.

Aún cuando las negociaciones sean exitosas, el cronograma burocrático del Fondo diferiría todo para después de octubre.

En otras palabras: el FMI no va a anunciar la postergación del giro, pero va hacer todo lo necesario para la estirar los plazos y negociar con el presidente electo. En Washington consideran que Alberto Fernández será el nuevo Jefe de Estado.

Leé también:  Duro pronóstico del FMI sobre el futuro de la Argentina

Desde el Fondo sólo se conocieron definiciones de su vocero, Gerry Rice que reconoció que Argentina enfrenta “complejas condiciones de mercado e incertidumbre política”, lo cual hace que “la situación sea aún más difícil”.