Argentina e Italia poseen un vínculo y la unión de los pueblos se ve en esta expresión artística surgida a fines del siglo XIX en Buenos Aires.

En el Día del Respeto a la Diversidad Cultural, antes denominado Día de la Raza, se celebra la unión de distintos pueblos, que llegaron a estas tierras y conectaron entre sí sus costumbres para formar y moldear un nuevo país. Héctor Bonino es un lomense que se dedica al fileteado, un trabajo que aparece a finales del siglo XIX en Buenos Aires y cumple con dichas características: el vínculo entre Argentina e Italia.

hoy en día se pueden visualizar paredes y murales fileteados.
hoy en día se pueden visualizar paredes y murales fileteados.

“Argentina estuvo y está llena de inmigrantes europeos que trajeron sus culturas. Eso que se llama como fileteado vino en su sangre y los que trabajaron con las pinturas del Renacimiento lo volcaron acá”, empezó explicando el hombre, para luego agregar: “Nosotros nos apoderamos de todas sus enseñanzas y lo vamos transformando en nuestra cultura, lo adoptamos como nuestro patrimonio”.

"Los primeros filetes se usaron para los carros municipales, que eran grises. Vicente Brunetti y Cecilio Pascarella fueron dos trabajadores que tuvieron esa chispa para darse cuenta que a las carrocerías les faltaba algo”, contó.

Cuando uno habla del fileteado porteño es imposible no pensar o conectarlo con el tango, otro fuerte cultural de Argentina. “El firulete del tango tiene mucho que ver con el del filete, es una hermandad que empieza en la década del 40 y se asocia con los garabatos que existen en ambas actividades”, aseguró convincentemente Bonino.

El artista es uno de los tantos fundadores de la Asociación de Fileteadores, que tuvo sus primeras reuniones en Mataderos en 2012, la cual en este momento se volvió importante y es muy numerosa. Héctor destacó al famoso Ricardo Gómez, ya que fue el que incorporó a las mujeres a la actividad.

“El colectivo viene después de haber fileteado los carros y camiones. Nosotros íbamos a la carrocera y hablábamos con el dueño, si tenía algún pedido como por ejemplo una inscripción, un número, una virgen o hasta a Gardel, se lo hacíamos porque era nuestro trabajo”, aseguró Héctor acerca de su ofrecimiento para plasmar sus obras en el transporte público.

“NOS APODERAMOS DE LAS ENSEÑANZAS DE LOS INMIGRANTES Y LO VAMOS TRANSFORMANDO EN NUESTRA CULTURA, AL FILETEADO LO ADOPTAMOS COMO NUESTRO PATRIMONIO”, SOSTUVO hÉCTOR.
“NOS APODERAMOS DE LAS ENSEÑANZAS DE LOS INMIGRANTES Y LO VAMOS TRANSFORMANDO EN NUESTRA CULTURA, AL FILETEADO LO ADOPTAMOS COMO NUESTRO PATRIMONIO”, SOSTUVO hÉCTOR.

Cabe destacar que en el fileteado hay cuatro elementos esenciales y uno de ellos es el espejo o retrato. Se pintan los ornatos, las curvas y los volúmenes. También existen los textos, con letras e inscripciones y, según Bonino, lo que le da el gran detalle al fileteado son las banditas finitas, ya que aportan mucha elegancia.

El artista aseguró que los fileteadores se juntan y toman ideas de algún compañero que le pueda llegar a servir para plasmarlas en sus trabajos, en donde cada uno agrega detalles y valores que no existían hace 40 años. Bonino concluyó al decir que siempre se crean cosas nuevas y que, mientras se mantenga la técnica del Barroco, el fileteado nunca va a desaparecer, sino que al contrario, se va a expandir internacionalmente.

¿DÓNDE SURGE EL FILETEADO? Bonino indicó que no se puede determinar de dónde proviene el fileteado o marcar una fecha exacta en el calendario, debido a que existen varias versiones e historias sobres sus comienzos: “Los primeros filetes se usaron en los carros municipales, que eran grises. Vicente Brunetti y Cecilio Pascarella fueron dos trabajadores que tuvieron esa chispa para darse cuenta que a las carrocerías les faltaba algo”.

Es un apasionado de su oficio.
Es un apasionado de su oficio.