La divisa saltó $1,60 este viernes por la incertidumbre que existe sobre lo que sucederá a partir del lunes. Las reservas internacionales cayeron US$1755 millones y quedaron en $43.503 millones.
En algunas casas de cambio y bancos el dólar se llegó a vender a $66.

El valor del dólar perdió toda referencia en la última rueda previa a las elecciones y cotizó a $65 en promedio, aunque en algunos bancos se llegó a vender a $66, a pesar de la fuerte intervención del Banco Central que subastó U$S800 millones para intentar contener la demanda de un mercado cada vez más alterado por lo que podría llegar a ocurrir a partir del lunes.

Los fantasmas de la devaluación que sufrió el peso después de las Primarias volvieron a aparecer y el miedo a que durante la próxima semana se implementen nuevos controles de cambios provocó que la divisa norteamericana avance $1,60. Así en la última semana, el billete se disparó $4,73, es decir un 7% más que el cierre del viernes 18 de octubre.

Leé también:  Los nuevos detalles del impuesto del 30% al dólar

Las reservas internacionales se desplomaron U$S1755 millones y acumularon una caída de U$S4000 millones los últimos cinco días. El escenario es preocupante: desde el 12 de agosto el stock cayó U$S22.806 millones, más de un 30%. Por eso algunos economistas y operadores de la city descontaban algún anuncio de medidas para frenar la pérdida.

El analista Christian Buteler reconoció que en la semana se vivieron días “complicados”, en los hubo “mucha demanda minorista y retiro de depósitos en sucursales” de los bancos.
Según informaron fuentes oficiales ayer, de hecho, la mitad de la caída de las reservas respondió a la entrega de dólares físicos a los bancos para hacer frente a ese escenario.

Leé también:  Por primera vez en el año, el Banco Central tuvo que vender dólares para frenar la suba

Cristian Gardel, de Gardel Trading, graficó el nerviosismo que se vivió durante todo el día: “El Central vendía U$$50 millones a $ 59,99 y le ofrecían hasta $ 60,80. Es decir que el Central vendía por abajo de lo que pagan los privados y no se operaba. Esto es una locura, son 80 centavos de diferencia”.

Los ojos ahora estarán puestos en lo que sucederá el lunes, una vez que se conozca si Argentina tendrá nuevo presidente a partir del 10 diciembre o si habrá balotaje. Habrá que esperar cómo reaccionan los mercados.